Desplome en materias primas mantendría inflación baja
Enviar

RESUMEN EJECUTIVO
La inflación en 2016 tendería a mantenerse baja, mientras está en caída el precio del petróleo, así como de casi todas las demás materias primas importantes en el comercio internacional.
A este factor se añade la expectativa de un nivel moderado de demanda, dado el lento crecimiento de las principales economías del mundo.
Toda tendencia eventualmente se revierte; sin embargo, no es probable que una presión para abajo tan extensa cambie de dirección a corto plazo.

 

 

La inflación en 2016 tendería a mantenerse baja, al suponer poco cambio en el precio del petróleo, así como de las demás materias primas importantes en el comercio internacional.
En cuanto al petróleo, no hay certeza de que se mantenga en el nivel actual, que ayer fue de $39,70 el barril.
Por otro lado, no se espera un incremento significativo a corto plazo, en parte por el ingreso de Irán en el mercado, que cuenta con la cuarta reserva más grande del mundo.
Antes del acuerdo de este año sobre las armas nucleares, Irán se vio impedida de comercializar el petróleo en los principales mercados internacionales.
Otro factor que presionará el precio a la baja es el llamado “fracking”, que en los últimos años ha incrementado la oferta potencial del petróleo, y que en Estados Unidos representa la mitad de la producción, según la Energy Information Administration.
Se trata de liberar el petróleo atrapado en las rocas subterráneas, mediante la inyección a alta presión de una mezcla de agua, arena y químicos.
El combustible es la materia prima con mayor peso en la economía de Costa Rica, que en 2014 importó 3 mil millones de litros, el equivalente a 20 millones de barriles.
Otros productos de importación importantes en el país incluyen el maíz, cuyo precio de esta semana es del 40% menor que el de 2011, y el arroz, cuyo costo en el mercado internacional en el mismo lapso bajó un 22%.
Mientras tanto, la demanda mundial avanza a paso lento, dado el bajo ritmo de crecimiento de las potencias.
En forma conjunta, con excepción de China y la India, las siete grandes economías —que representan dos tercios de la producción global— están creciendo apenas al 2% anual.

China este año habrá crecido en un 6,3%; sin embargo, se trata de una continua desaceleración en el valor de la producción nacional desde 2011, cuando creció al 9,5%.
Toda tendencia eventualmente se revierte; sin embargo, no es probable que una presión para abajo tan extensa cambie de dirección a corto plazo.

Ver comentarios