Despidos con tacto y empatía
Enviar

Despidos con tacto y empatía

Cuando un empleado se va, debe ser embajador de la empresa, no un enemigo

Despedir nunca es tarea fácil para quien debe hacerlo y mucho menos para quien recibe la noticia.
Las razones pueden convertir el proceso en una situación tediosa y pesada, sin embargo sí existen formas de hacerlo sin crear mucho drama y convirtiendo al empleado que se va en un embajador de la compañía y no en un enemigo.

201306192255380.codd.jpg
Especialmente cuando se trata de personas que han trabajado por muchos años en la organización, y que la consideran como parte de su hogar y a sus compañeros como una familia.
Por ello, como empleador debe tomar acciones para que esa desvinculación no sea tan dura. Dependiendo de las razones, se deben pagar todas las prestaciones, además ofrecer cartas de recomendación y apoyo para encontrar otro empleo, aconsejó Juan Carlos Fonseca, gerente de Medios y Relaciones Públicas de Grupo Total Natural.
“Se debe tener muy claro que para realizar este tipo de labor dentro de una compañía, es imprescindible ser un buen líder, ya que se tiene que predicar con el ejemplo, de lo contrario se caerían las bases para realizar los despidos”, agregó.
La madurez es fundamental para quien da la noticia, ya que en la mayoría de las ocasiones es una orden de altas direcciones y quien despide solo ejecuta. Por lo que se debe mantener al margen y tratar al máximo de quedar en los mejores términos.
La transparencia y la empatía son fundamentales, además no hay cabida para la emotividad ni la falta de ética, según recomienda el sitio especializado expansion.com, que además publica que se debe recordar que se está “desmontando” la vida de un empleado.
A pesar de que ser despedido puede ser un trago amargo para cualquier persona, lo más importante es intentar ver la situación de manera positiva y comprender que únicamente se trata de un capítulo que se cierra y abre paso para una nueva etapa de la vida.

Daniela Granados
[email protected]

Ver comentarios