Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Despedida de Obama al país, un contraste no tan sutil con Trump

Bloomberg | Jueves 12 enero, 2017

El discurso de Obama fue una apelación al compromiso político tras unas elecciones ganadas por el republicano Trump. Bloomberg/La República


El presidente Barack Obama lamentó las políticas de "suma cero" y dibujó un fuerte contraste con su sucesor en su discurso de despedida en la noche del martes, admitiendo que, pese a su triunfo histórico hace ocho años, su proyecto para el país saldrá de la Casa Blanca con él.

El discurso de Obama, en horario de máxima audiencia, fue una apelación al compromiso político tras unas agotadoras elecciones ganadas por el republicano Donald Trump, quien ha convertido en el centro de su campaña deshacer los logros de Obama. El Presidente hizo un llamamiento a los estadounidenses para abrazar la inclusión y preservar su legado antes de que su sucesor entre en funciones el 20 de enero.
"Si cada asunto económico se enmarca como una lucha entre una clase media trabajadora y minorías que no merecen nada, entonces los trabajadores de todos los colores tendrán que luchar por las migajas mientras los ricos se retiran a sus enclaves privados”, manifestó Obama.
“Si nos negamos a invertir en los hijos de los inmigrantes, solo porque no se parecen a nosotros, disminuimos las perspectivas de nuestros propios hijos; porque esos chicos de color representan una parte mayor de la fuerza de trabajo estadounidense”, agregó Obama.
La transición hacia la presidencia de Trump se ha cernido sobre el discurso, y un funcionario con experiencia de la administración familiarizado con los borradores del discurso ha declarado que Obama reconoce las emociones conflictivas dentro del electorado de la nación.
Obama y sus ayudantes también son conscientes de que muchos de sus partidarios reunidos en Chicago están consternados porque su victoria hace ocho años haya supuesto el máximo listón para el partido demócrata, que ha sido electoralmente arrasado a todos los niveles del gobierno desde entonces, y que ahora se enfrenta a la travesía del desierto.
En cuanto al discurso, Obama buscaba presentar un enfoque de políticas trascendentales, organizado alrededor de la creencia de que su administración (y la historia del país) demuestra el poder del compromiso entre los ciudadanos y el gobierno, según el funcionario, que ha pedido permanecer en el anonimato para comentar el texto del discurso antes de que fuese realizado.
“Nuestra democracia resulta amenazada cada vez que la damos por garantizada”, dijo Obama. “Todos nosotros, independientemente del partido, debemos lanzarnos a la tarea de reconstruir nuestras instituciones democráticas”.
El discurso era una de las últimas oportunidades del Presidente para abogar a favor de políticas, como la Ley de Cuidado de la Salud Asequible o la regulación de Wall Street, que Trump se ha comprometido a derogar. Obama ha apelado a los ciudadanos para que abracen la tolerancia, dibujando un contraste tácito con el presidente electo, que ha llamado a vallar la frontera de Estados Unidos con México y a acabar con la admisión de refugiados de los países musulmanes arrasados por la guerra.
El Presidente advirtió que un “miedo al cambio” suponía un riesgo mayor para la democracia que las bombas o los misiles. “La democracia puede torcerse si cedemos al miedo”, declaró Obama, advirtiendo que combatir las amenazas externas requiere vigilancia contra “un debilitamiento de los valores que nos convierten en quienes somos.
Una de las frases más aplaudidas de la noche fue cuando el Presidente dijo que rechazaba la discriminación contra los estadounidenses musulmanes.