¡Deslumbrante!
Luces, pólvora, artistas y música fueron parte de la noche mágica de la inauguración de los Juegos Centroamericanos. AFPEZEQUIEL BECERRA/LA REPÚBLICA
Enviar

¡Deslumbrante!

Espectacular inauguración convirtió a Costa Rica en la capital del deporte Centroamericano

Bella, elegante, sobria; en verdad faltan adjetivos para cali car la magna inauguración anoche de los Juegos Centroamericanos, que convertirán a
Costa Rica, durante los próximos 15 días, en la capital del deporte del área. Pasadas las siete de la noche, las luces se apagaron para dar inicio a la actividad con un des le de jinetes montando sus corceles y portando las banderas de las siete provincias de nuestro país; luego la interpretación del himno nacional por el cantautorHumberto Vargas.
Posteriormente la materia prima de los juegos, los más importantes, los deportistas centroamericanos representando a las siete delegaciones
participantes hicieron su ingreso y de última Costa Rica, ante la ovación de las decenas de miles de personas que abarrotaron anoche el coloso de la Sabana.
Todo lo anterior fue el preámbulo de un gran espectáculo de luces, música y magia que enmudeció a los presentes, poco acostumbrados a poder ver en vivo presentaciones de esa magnitud, llena de motivos ticos, muchos de los cuales han hecho circular el nombre de Costa Rica en el mundo.
Después de lo espectacular, de lo grandioso, de lo bello, llegaron los discursos y le tocó a Johnny Araya el primero y tuvo que sujetar fuerte las hojas, para que el viento no se las volara. El alcalde de San José anunció que llegó la hora 0, y que lo que veníaera esperar grandes hazañas que recompensaran la inversión hecha en cada país en pos de la gloria.
Luego el discurso del presidente de la Organización Deportiva Centroamericana (Ordeca) y a continuación el de la presidenta de la República, Laura Chinchilla, quien sorprendió brincándose los aburridos saludos de rigor a las personalidades politicas presentes, y fue directa en saludar por sus gentilicios a los atletas centroamericanos, les pidió ética en el juego limpio y esfuerzo por la victoria y sin mucho preámbulo dio por inauguradas las Justas.
Diez destacadas  guras del deporte nacional portaron la bandera del olimpismo; Laura Mata, Humberto Aranda, Ronald Lanzoni, Evaristo Coronado, José Luis López (que una hora antes estuvo jugando con Belén), entre otros deportistas, en los que hubo ausencias destacables como por ejemplo la de Claudia Poll, medalla de oro olímpica en Atlanta 96 y el ex atleta Rafael Angel Pérez, ganador de una edición de la famosa carrera de San Silvestre, en Brasil.
Luego volvió el espectáculo, danzas, tambores, luces, una marioneta gigante y el ingreso de la antorcha por parte del exfutbolista Paulo César
Wanchope, que la puso en la mano de una marioneta gigante, que luego se la entregó a los acróbatas que se adueñaron del espacio aéreo del coloso de la Sabana y la llevaron hasta aquella que esperaba para encenderla, Silvia Poll, la primera medallista olímpica de nuestro país.
El evento se acercaba a su  nal y el público, pese al frío inclemente, no se movía de las gradas del Nacional; más espectáculo, y luego el cierre con Debi Nova, quien interpretó la canción o - cial de los Juegos, “Arriba, Arriba”. Las luces y el juego de pólvora, anunciaron que la inauguración había finalizado, pero que aquello solo era a su vez el principio, ahora, ¡Qué arranquela acción!

Luis Rojas
[email protected]

Ver comentarios