Desempleo en EE.UU. fomentaría recesión
Enviar
Desempleo en EE.UU. fomentaría recesión


Washington- La economía de Estados Unidos podría estar a las puertas de una recesión, o ya sumida en esta, a juzgar por el aumento de la tasa de desempleo de 2007, dijeron varios economistas.
La tasa de desempleo subió a un 5% en diciembre, la más elevada en dos años. Esa cantidad fue medio punto porcentual más alta que la del 4,4% correspondiente a marzo, cuando se registró el menor desempleo del ciclo de crecimiento económico que dio comienzo a fines de 2001.

“Desde 1949 la tasa de desempleo no ha subido en tal magnitud sin que la economía estuviera en recesión, por lo que ahora nos ponemos en vigilia de esta”, dijo John Ryding, jefe de economistas para Estados Unidos de Bear Stearns Cos., en Nueva York.
Antes del comienzo de la última contracción en marzo de 2001, la tasa de desempleo subió apenas 0,4 puntos porcentuales, según cifras del Departamento de Trabajo. La tasa apenas subió antes de la caída de 1990, razón por la que los economistas la consideran un indicador retrospectivo.
La National Bureau of Economic Research, entidad que determina cuándo comienzan y terminan las recesiones de Estados Unidos, las define como un decrecimiento significativo de la actividad a lo largo de un periodo sostenido de tiempo. Las bajas quedarán de manifiesto en el p
roducto interno bruto, las nóminas, la producción, las ventas y los ingresos.
“El aumento en la tasa de desempleo es algo muy inquietante”, dijo Victor Zarnowitz, de 88 años, socio sénior en el Conference Board y miembro del grupo NBER que fecha las contracciones. “Mucha gente descartaría que hay una recesión en ciernes. Yo no. Es muy pronto para decirlo y quizás no muy probable que se produzca, pero no lo descartaría”.
La razón por la que otros indicadores, como ventas o plantillas, no han brindado aún un signo inequívoco de que ha comenzado la baja en la actividad económica es que la economía de Estados Unidos ha sufrido cambios estructurales significativos, dijo Allen Sinai, economista jefe mundial para Decision Economics.
La economía logró a duras penas un aumento de 18 mil puestos de trabajo el mes pasado, gracias a los incrementos en las contrataciones por parte de las empresas de salud y restaurantes, dijo Sinai.
Una población que envejece y con una creciente propensión a comer fuera de
casa sugiere que esas dos categorías continuarán sumando empleos en los próximos meses, impidiendo que las nóminas envíen un mensaje delator de recesión.
“No me cabe duda de que estamos en una economía del tipo recesiva. La definición técnica de la recesión puede estar pasada de moda porque la composición de la economía ha cambiado”, dijo.
Otra área clave que aún no ha emitido alarma alguna es el gasto de los consumidores, que constituye más de las dos terceras partes de la economía. Las cifras de gastos en noviembre fueron más robustas que el pronóstico con todo y el aumento de la gasolina a alrededor de los $3 el galón y la caída de los valores del mercado inmobiliario.
Así, habrá que valerse de las cifras de ventas al por menor de diciembre, que el Departamento de Comercio anunciará el 15 de enero, para determinar si el consumidor estadounidense está retrayéndose.
“Estamos asustados por la información de esta semana (la pasada) y muy inclinados a creer que la economía se debilitará mucho más”, dijo en una nota Stephen Stanley, principal economista para Estados Unidos en RBS Greenwich Capital Markets de Greenwich, Connecticut.
Añadió que un colapso en el gasto del consumidor el mes pasado lo llevaría a “reducir nuestros pronósticos para 2008 y a empezar de nuevo con expectativas de un crecimiento mucho más débil”.

Ver comentarios