Desde La Garita a Reventazón: las grandes obras del ICE
Enviar

Con el fin de cumplir el mandato para el que fue creado, el ICE debía construir plantas que generaran la energía que requería un país en desarrollo.

Cada obra, en su momento, cumplía un hito para la institución. La concepción, construcción y operación de cada planta corresponde a un paso con miras a alcanzar la meta de una generación limpia y amigable con el ambiente.

A su vez, cada planta tenía un alto costo financiero con recursos que no siempre estuvieron a mano de la institución.

Para cumplir con cada uno de los proyectos, el ICE debió recurrir a aportes del gobierno, cooperación internacional, préstamos bancarios y novedosas figuras de financiamiento, como los fideicomisos.

Gracias a la ingeniería financiera, proyectos como el de Reventazón fueron posibles, a pesar de su alto costo.

Los frutos se ven hoy con una matriz casi 100% limpia, cumpliendo con los retos de una nación que busca la carbono neutralidad para  2021.


Obras clave


Cada uno de los proyectos impulsados por el ICE son vitales para cumplir con sus objetivo. A continuación se presentan algunos de ellos.

La Garita
Primera obra estructural que desarrolla el ICE, con financiamiento del Sistema Bancario Nacional y recursos propios.
Inauguración: mayo de 1958
Capacidad: 30 megavatios

Planta Cachí
Se construyó con el fin de aprovechar la cuenca media del río Reventazón. Fue el mayor proyecto hidroeléctrico del país durante más de una década. Su reciente ampliación se hizo con un crédito de $140 millones por parte del Banco Centroamericano de Integración Económica.
Inauguración: 1966
Capacidad: 160 megavatios

Arenal
En los años 70, se convirtió en el más ambicioso proyecto construido por el ICE, el cual implicó el desarrollo de un lago artificial, reubicación de pueblos y la construcción de varias plantas eléctricas. Su construcción estimuló el área geográfica a su alrededor y mejoró la calidad de vida de las personas impactadas por la obra.
Inauguración: 1979
Capacidad: 330 megavatios

Miravalles
Con este proyecto geotérmico, el ICE incorpora su segunda fuente de energía renovable a su matriz eléctrica, cambiando un paradigma en la generación de electricidad. La primera fase de Miravalles se desarrolló con fuentes de financiamiento, entre ellas el Banco Interamericano de Desarrollo.
Inauguración: 1994
Capacidad: 163,5 megavatios (todo el proyecto)

La Tejona
El proyecto comenzó con 30 turbinas que empezaron a trabajar desde enero. Es la tercera fuente de energía renovable que el ICE adiciona a la red nacional. Para financiar su construcción se obtuvieron recursos del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por sus siglas en inglés).
Inauguración: 2002
Capacidad: 20 megavatios

Peñas Blancas
La planta, ubicada en San Ramón, fue la primera que se construyó bajo la figura de un fideicomiso de titularización, constituido con el Banco Nacional, en que inversionistas institucionales, como los fondos de pensión, adquirieron bonos para financiar el proyecto. El ICE arrendó la planta al fideicomiso por 12 años, y luego de ese tiempo pasó a su propiedad.
Inauguración: 2002
Capacidad: 36 megavatios

Reventazón
La mayor planta hidroeléctrica construida por el ICE provee energía para llenar las necesidades de 525 mil hogares. Para su construcción fue necesario recurrir inicialmente a financiamiento con entidades como el BCIE y el BID. Posteriormente, se creó un fideicomiso con Scotiabank, que a su vez logró el aporte financiero de los bancos estatales. El costo total de la megaobra fue de aproximadamente $1.400 millones.
Inauguración: 2016
Capacidad: 305 megavatios