Enviar
Grandes carteles de rebajas adornaron almacenes estadounidenses para atraer a compradores
Descuentos del Viernes Negro enloquecieron a consumidores, pese a recesión

• Se pronostica que esta temporada será la más débil, un 9,9% menos con respecto al año pasado debido a la crisis económica que atraviesa el país.

Nueva York
EFE
Grandes almacenes, cadenas comerciales y tiendas más pequeñas, tanto de artículos de lujo o informáticos como de ropa en Estados Unidos comenzaron ayer la temporada de rebajas, que se pronostica como la más débil desde hace décadas como consecuencia de la crisis económica.
Muchos establecimientos, sobre todo las cadenas comerciales, abrieron sus puertas en la madrugada del viernes y colgaron sus carteles de “rebajas”, en ocasiones hasta del 70%, para atraer a los consumidores, reticentes a realizar grandes gastos ante la oleada de despidos y, en consecuencia, de menor poder adquisitivo de las familias.
”No creo que las rebajas vayan a ayudar al consumo. La gente será más austera. En casa vamos a serlo estas Navidades”, dijo a Efe Tammy Allegra, una neoyorquina que estaba de compras por el centro de la ciudad.
La ralentización del consumo por la crisis económica ha hecho que los principales comercios de la “Gran Manzana” se anticiparan con sus descuentos a ese día, conocido como Black Friday (Viernes Negro) para atraer a neoyorquinos y turistas.
Los comercios estadounidenses esperan tradicionalmente a este viernes, el día después de la celebración de Acción de Gracias, para iniciar la temporada de ventas de cara a las Navidades y que muchas veces es la ocasión en que los números rojos de muchos establecimientos se tornan en negros y salvan el año.
En 2007, las ventas que los comercios realizaron en el fin de semana posterior al día de Acción de Gracias supusieron el 10% de todas las realizadas en el periodo navideño, que registraron un incremento del 2,5 % respecto al año precedente.
Según la firma especializada en estudios de consumo Shopper Track, en esa época y debido al “estancamiento de la economía y a la menor confianza de los consumidores”, este año las ventas serán un 9,9% inferior a las del año pasado, indicó en un comunicado de prensa.
Otras organizaciones también dieron pronósticos de ventas sombríos, pues ya se ha anticipado que, de manera general, los hogares estadounidenses tienen previsto gastar un 11,25% menos en regalos estas Navidades que el año pasado.
Una encuesta realizada por la entidad privada de estudios económicos The Conference Board, reveló que las familias estadounidenses gastarán este año una media de $418 en regalos, frente a los $471 de 2007.
Al recorrer las principales vías comerciales de la “Gran Manzana”, desde la famosa Quinta avenida a la lujosa Madison o los negocios más modernos del SoHo y otros barrios se observa la carrera de los comercios por poner más rebajas que sus competidores.
Las tiendas más famosas de artículos de lujo comenzaron a colocar también el cartel de “descuentos”, en un discreto lugar de sus escaparates.
”Estoy sorprendido por las rebajas. Me he encontrado con descuentos del 40% y 50%, y eso nos viene bien para comprar los regalos de Navidad”, comentó a Efe David Paz un turista español, que destacó también que ahora la relación euro-dólar estadounidense es menos favorable para los turistas europeos que hace unos meses.
Una apreciación similar realizó una turista alemana, Nadine, que señaló que “Nueva York está un poco más caro de lo que me esperaba”.
Desde los medios de comunicación, tanto periódicos como televisiones, se hacen todo tipo de recomendaciones a los consumidores sobre cómo comprar más barato, cuáles son los artículos en promoción en diferentes tiendas o dónde conseguir cupones con descuentos adicionales.
Los productos más buscados por los consumidores siguen siendo las grandes televisiones de plasma, anunciadas con una rebaja media de hasta 300 dólares sobre los precios habituales que comienzan en sus gamas más bajas a partir de 900.
La Federación Nacional de Ventas al por Menor (NRF, por su sigla en inglés) estimo que desde hoy, hasta el domingo habrá más de 128 millones de estadounidenses que saldrán a hacer compras, y que de ellos 49 millones comprarán mientras que los demás irán sólo a ver los saldos antes de tomar una decisión en días posteriores.
En 2007, según la misma organización, fueron 135 millones de personas las que aprovecharon este fin de semana para salir de compras.
Los comerciantes, no obstante, tienen todavía otra fecha más en cartera a la que recurrir para atraer a los consumidores, como es la del próximo uno de diciembre, el “ciberlunes”, que desde hace años es el día de las rebajas “on line” para los que no aprovechan este día.


Incidentes

Las compras del Viernes Negro generaron disturbios e incluso la muerte, de un empleado de Wal-Mart en Nueva York quien fue arrollado por los clientes de la tienda que se acumularon en el establecimiento para sacar provecho del primer día de rebajas en Estados Unidos.
Además de la muerte del trabajador, de 34 años, en un hospital cercano tan sólo una hora después del incidente, otras tres personas resultaron heridas leves y una mujer embarazada de 28 años fue hospitalizada.
Ver comentarios