Desastres naturales duplican pérdidas económicas
Los daños y las pérdidas económicas de los desastres entre los miembros de OCDE se estiman en unos $1,5 billones en el último decenio. El terremoto de Japón es el más costoso. AFP/La República
Enviar

Desastres naturales duplican pérdidas económicas

Los daños y las pérdidas económicas de los desastres de los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se estiman en unos $1,5 billones en el último decenio, más del doble que en los diez años precedentes.
De acuerdo con este estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE),  la catástrofe más costosa de los últimos tiempos fue el terremoto de Japón del 11 de marzo de 2011 y el accidente nuclear que le siguió, con daños directos evaluados en $210 mil millones.
Además, los desastres en los Estados miembros de la OCDE generaron pérdidas anuales medias del 0,2% del PIB de 2006 a 2011 y representaron un 4,8% en los países pobres, según un informe de la organización, el cual advierte que su impacto en el futuro podría incrementarse.
En términos relativos, fueron más gravosos los sismos que afectaron a Chile en 2010, que le costaron al  país entre $30 mil millones a $60 mil millones equivalentes al 10-20% de su producto interior bruto. Los terremotos, aunque no son los desastres más frecuentes, son las catástrofes más dañinas en términos humanos y económicos.
Entre 1973 y 2012, los 210 sismos considerados catastróficos en los países de la OCDE causaron una media de 338 muertes cada uno y provocaron en total 63.836 damnificados.
Las pérdidas medias vinculadas a cada uno de esos fenómenos fueron de $2.571 millones. Los años más catastróficos de los últimos tiempos fueron 2011, con pérdidas de más de $300 mil millones, especialmente el temblor de Japón.
En 2005 de perdieron $200 mil millones, en especial por las inundaciones en Europa y en el 2008 unos $170 mil millones, en particular por el ciclón Katrina en el golfo de México.
Los autores del estudio insisten en que los costos de estos fenómenos podrían aumentar por el cambio climático, las fuertes concentraciones de población y de recursos en zonas de riesgo y la creciente dependencia económica entre países.
Asimismo se asegura, que la falta de mantenimiento de infraestructuras de protección, la incapacidad para llevar la reglamentación al nivel de los nuevos riesgos o la insuficiente inversión individual para proteger los activos son elementos susceptibles de incrementar también los daños en el futuro.
Por eso, el director de gobernanza pública y desarrollo territorial de la OCDE, Rolf Alter, aboga por una gestión más cuidadosa de los riesgos para mejorar la resistencia, que es el único medio de atenuar el impacto de esos acontecimientos sobre nuestras sociedades y nuestras economías.
La organización hace una serie de recomendaciones para que los gobiernos sensibilicen a la opinión pública a fin de reducir la dependencia respecto al Estado.


EFE/París
 

Ver comentarios