Enviar
Provincia ocupó el segundo puesto, después de San José, en solicitudes de permisos de construcción con 1,3 millones de metros cuadrados
Desarrollo migró a Guanacaste

* Establecimiento de proyectos inmobiliarios atrajo inversión en bienes y servicios
* Infraestructura pública, suministro de agua y escasa planificación podrían desacelerar crecimiento

Karen Retana
[email protected]

La bonanza que experimenta Guanacaste en la atracción de inversiones inmobiliarias y de servicios parece imparable.
El auge da para rato, amparado en la creciente llegada de extranjeros a punto de pensionarse y que se muestran ansiosos por adquirir propiedades fuera de sus países de origen.
Durante 2007 el dinamismo en la construcción se plasmó en la fuerte demanda de solicitudes de permisos que alcanzó la cifra de 1,3 millones de metros cuadrados a octubre.
Guanacaste se posicionó como la segunda provincia en atracción de inversiones inmobiliarias. Sin embargo, el auge también propició la llegada de capital destinado para suplir las necesidades de los nuevos habitantes e inversionistas.
Restaurantes, clubes de alta calidad, así como el desarrollo de más infraestructura médica forman parte del abanico de inversiones generado por el boom inmobiliario.
Los bufetes se unieron a esta bonanza, atraídos por la posibilidad de hacer crecer sus negocios a través de la atención de los inversionistas extranjeros.
Las entidades bancarias también se hicieron presentes en la provincia con l
a apertura de sucursales dirigidas a atender las necesidades de extranjeros y nacionales residentes en Guanacaste.
Bancos como Scotiabank, Cuscatlán y BAC Credomatic apostaron a expandirse en zonas turísticas con diversas sucursales.
Quienes han establecido sus negocios en Guanacaste se muestran positivos pues consideran que el auge apenas empieza.
El inventario de proyectos en esa provincia aún se está construyendo, mientras que la demanda de extranjeros es cuantiosa.
Muestra de ello es que los llamados baby boomers (personas nacidas entre 1946 y 1964) seguirán alimentando la demanda de propiedades. Este segmento está compuesto por unas 86 millones de personas que en los próximos años se jubilarán.
“Existen 360 personas que se retiran cada hora en Estados Unidos y que buscan otras opciones para vivir fuera del país”, comentó Jaime Molina, presidente de la Cámara Costarricense de la Construcción.
La llegada de estos clientes potenciales es posible, gracias a que en seis años en el aeropuerto de Liberia se incrementó la cantidad de conexiones directas. A la fecha se conecta
a nueve ciudades de Estados Unidos y dos de Canadá.
“El aeropuerto necesitará mayor personal en las áreas de migración, aduanas y seguridad para atender la temporada alta”, aseguro Alvaro Conejo, presidente de la Cámara de Turismo de Guanacaste.
La cercanía del país al mercado norteamericano, ser un destino verde con una amplia oferta de opciones para recreación, la reputación del país en el extranjero y un estilo de vida tranquilo forman parte de los atractivos que Costa Rica ha logrado calar en la decisión de inversión del mercado extranjero.
“Visité por lo menos diez países, valoré muchas propiedades para establecer mi proyecto y encontré en Costa Rica el destino ideal para invertir”, aseguró Hugo Ribadeneira, CEO de All American Homes.
La firma desarrolla el proyecto Ailanto Wellness Resort, que combina la construcción de un hotel, residencias, condominios con un servicio orientado a ofrecer salud integral a través de actividades como el yoga, la meditación y relajación a través del servicio de spa. También se atenderán cirugías cosméticas y la recuperación del paciente.
Al igual que Ribadeneira, otros desarrolladores apuntaron a Guanacaste debido a que la oferta inmobiliaria es competitiva en precios de la tierra si se compara con otros destinos en Estados Unidos.
Por ejemplo, el metro cuadrado para un condominio en Miami Beach ronda los $6 mil.
No obstante, uno de los males que acechan el boom inmobiliario es la especulación en el precio de las propiedades. El alza desmedida de precios en residencias y bajas tasas de
interés estaría produciendo el fenómeno.
Aunque algunos inversionistas aseguran que existe suficiente demanda para cubrir la gran oferta, la especulación excesiva podría inflar la llamada burbuja inmobiliaria.
Pese a lo prometedor que resulta Guanacaste, algunos factores podrían frenar el crecimiento futuro, tal como la ausencia de planificación y problemas de abastecimiento de agua.
Mientras las municipalidades de la provincia definen planes reguladores o los actualizan, la construcción de proyectos se muestra imparable.





Ver comentarios