Desarrollo desatendido
Enviar

La inquietud de los gobiernos por realizar acciones para el crecimiento económico en el país, no incorporó la lógica necesidad de acompañarlas con infraestructura

Desarrollo desatendido

Los datos que muestra una información de este medio ayer, recuerdan una triste realidad. Costa Rica ha crecido sin rumbo, sin proyecto país, sin estrategias para hacer viable y adecuado el desarrollo, y así continúa a pesar de que las sucesivas administraciones pretendan que creamos lo contrario.
El desarrollo habitacional y comercial en las zonas oeste y este de San José, que generó un lógico aumento del tráfico vehicular, no fue previsto ni atendido mediante la construcción y habilitación de más calles para una fluida circulación de esos vehículos, ni de un eficiente, cómodo y seguro sistema público de transporte de personas.
Hoy, las extraordinarias presas que abarrotan la ciudad cada día durante las llamadas horas pico, producen un enorme aumento en la emisión de gases contaminantes, cuantiosas pérdidas económicas por mayor gasto en combustibles, deterioro vehicular y horas desperdiciadas conduciendo.

Resulta incomprensible ver como la preocupación y dedicación de los gobiernos por realizar acciones que impulsaran el crecimiento económico en el país, no incorporaron la lógica necesidad de acompañarlas con infraestructura para que ese crecimiento no desembocara en los serios problemas como los que hoy agobian a los costarricenses.
Esta forma de crecer de manera caótica, sin previsiones para adelantarse a los requerimientos que se presentarán, es, sin duda, propia del subdesarrollo. Sin embargo, permanentemente venimos escuchando el discurso que de que se dan los pasos necesarios para salir de él.
No obstante, formas subdesarrolladas de gobernar no pueden conducir a un verdadero progreso que lleve, en forma integral a una población a alcanzar una mejor calidad de vida.
Lo hemos repetido mucho en este espacio, pero es urgente seguir destacando el problema porque la solución no puede seguir postergándose. No es una subjetiva apreciación, sino la vivencia cotidiana de la ciudadanía y los datos que arrojan las investigaciones lo que confirma lo que decimos.
¿Tendremos algún día un proyecto país que satisfaga a los costarricenses, les permita mejorar sus condiciones de vida y se acompañe de acciones de gobierno acordes con él?


Ver comentarios