Enviar
Viernes 15 Enero, 2016

 La Municipalidad de Turrialba aún es una institución débil, con deficiencias en sus cuadros técnicos, con poco poder económico y un precario desarrollo de los mercados locales y regionales

Desarrollo de Turrialba en manos del electorado

Turrialba vive una de las mayores incertidumbres jamás vista en una región tan rica en recursos naturales, materiales y humanos. Al gobierno actual se le encomendó la oportunidad de construir una mejor región y de conducir las transformaciones que nos permitieran ser una sociedad menos desigual, más cohesionada, en paz y con desarrollo, al servicio social.
Recientemente la Contraloría General de la República publicó el Índice de Gestión Municipal (IGM), un documento que hace referencia al desempeño de las municipalidades en Costa Rica en el que se contemplan 60 indicadores organizados en cinco ejes: 1) desarrollo y gestión institucional, 2) planificación, participación ciudadana y rendición de cuentas, 3) gestión de desarrollo ambiental, 4) gestión de servicios económicos (en este apartado básicamente se evalúa la gestión vial) y 5) gestión de servicios sociales.
Lo anterior supone que la administración pública municipal actual, requiere de mayor compromiso y profesionalización a quienes tienen la responsabilidad de dirigirla. La tendencia que se observa sobre la gestión pública demanda nuevos enfoques, principalmente el de resultados, orientado a expectativas claras, mediante una dirección precisa de las acciones propuestas.
Estos resultados revelan que si se quiere aspirar a una consolidación del sector municipal como motor del desarrollo local, debemos impulsar un cambio de timón porque la administración actual presenta serias limitaciones de gestión como actividad fundamental para el desarrollo.
Entre los desafíos pendientes están: el plan regulador para coadyuvar con un crecimiento urbano ordenado y seguro. En materia de desarrollo ambiental falta el basurero municipal, que se ha convertido en la mayor amenaza de contaminación cantonal. Actualmente con orden de cierre porque funciona a cielo abierto e incumple con proporcionar un manejo técnico, con costos bajos de operación y un manejo eficiente de los desechos sólidos.
La Municipalidad de Turrialba, aún es una institución débil, con deficiencias en sus cuadros técnicos, con poco poder económico y un precario desarrollo de los mercados locales y regionales, con debilidades sobre la visión política del propio gobierno y, con muy poca autonomía municipal.
Las municipalidades han comenzado a tener mayor importancia política, económica y social. En este sentido, el municipio debe asumir nuevos roles, transformándose en un facilitador del desarrollo local, y generando estrategias que se traduzcan en acciones que beneficien a la comunidad en su conjunto.
El pueblo demanda de más capacidades y derechos para poder realizar sus sueños. Exige más y mejores oportunidades de trabajo y emprendimientos para surgir y los espacios correspondientes de participación social.
Finalmente, esta es la oportunidad de construir entre todos una región más próspera a la altura de nuestros esfuerzos y méritos.


Luis Fernando Allen Forbes
Director ejecutivo
Asociación Salvemos el Río Pacuare