Desahucios se disparan
Enviar
Desahucios se disparan

Washington - Los desahucios aumentaron en Estados Unidos un 94% en octubre en comparación al mes anterior, según informó ayer una empresa de información inmobiliaria, lo que confirma la grave crisis por la que pasa el sector.
En total se ejecutaron 224.451 hipotecas en el país porque los propietarios no pudieron hacer frente a los pagos, que han subido de la noche a la mañana por el endurecimiento de las condiciones de crédito.
Actualmente una de cada 555 familias se ha visto obligada a abandonar su casa, según RealtyTrac, una empresa que se especializa en recopilar datos sobre desahucios.
En relación al mes pasado, la ejecución de hipotecas se incrementó un 2%.
James Saccacio, consejero delegado de RealtyTrac, destacó que los desahucios “siguen en un nivel alto en comparación con el año pasado, pero parece que han llegado a su pico en los últimos dos meses, tras alcanzar su punto álgido del año en agosto”.
Saccaccio dijo que el número de avisos que los bancos enviaron con la amenaza de ejecutar la hipoteca cayó casi 9% en octubre, lo que indica que las instituciones aparentemente intentan negociar con los propietarios antes de tomar ese paso radical.
No obstante, se elevó en casi un 35% el número de casas que pasaron a propiedad de los bancos, un dato que apunta a que cuando se inicia un proceso de ejecución de hipoteca el resultado más probable es el desahucio, según el jefe de RealtyTrac.
Nevada, California y Florida son los estados donde el problema es más acuciante, según el informe. No es casualidad que fueran también esas regiones las que lideraron el alza de precios durante el boom inmobiliario.
En Nevada las ejecuciones de hipotecas afectaron en octubre a uno de cada 154 hogares, lo que supone un aumento del 20% con respecto a septiembre y el triple de lo registrado en octubre de 2006.
El número de despedidos de inquilinos o arrendatarios mediante una acción legal ha subido en especial entre personas que tenían hipotecas de alto riesgo, las otorgadas a prestatarios con mal historial de crédito.
Los bancos confiaban en que con el incremento de los precios de las viviendas, si el propietario no podía hacer frente a los pagos, siempre podría vender el inmueble y devolver el préstamo.
No obstante, el valor de los bienes raíces ha caído en Estados Unidos con el fin del boom. El departamento de Comercio informó ayer de que el precio medio de una casa nueva ha bajado un 13% en un año, la mayor reducción desde 1970.

Ver comentarios