Desafío al modelo de negocios
Enviar
Michael Porter, experto internacional en competitividad, reta a cambiar la forma de hacer dinero
Desafío al modelo de negocios
Generar beneficios compartidos, fórmula que trascendería crisis

La sinergia entre valor económico, social y ambiental trae mayores utilidades a los negocios, lo que Michael Porter, líder en temas de estrategia y desarrollo llama valor compartido.
Todos los problemas en el mundo son una oportunidad de mercadeo, de crear productos y servicios con un impacto positivo en las comunidades, mientras la filantropía y la responsabilidad social empresarial son los primeros costos que se van en tiempos de crisis, afirmó ayer el experto internacional en una charla con empresarios y académicos.
En una entrevista exclusiva con LA REPUBLICA, Porter comparte su visión de cómo crear un ambiente en el que todos ganan genera más utilidades a las empresas y desarrollo en los mercados.

¿Cómo apoyar a las pequeñas empresas con dificultad para acceder a créditos?

Idealmente los bancos privados deberían responder a las necesidades de préstamos y otros capitales de las pequeñas empresas. Queremos que ese mercado trabaje. En los países en desarrollo, los préstamos a microempresarios han resultado caros y escasos porque mucho del capital se va a gastos relacionados con el gobierno o empresas estatales.
Por eso, para que la banca privada funcione en este mercado se necesitan también entidades gubernamentales que provean un respaldo, y garantías y capital semilla que pueda elevarse con otros préstamos. La clave es que la banca de desarrollo vea su misión en cómo lograr que el mercado trabaje, en vez de ser una perpetua fuente de dinero.
Creo que tiene que ver con la estrategia del banco y cómo brindar respaldo para que los bancos privados pueden a su vez lucrar con este tipo de créditos.

¿Funcionan los microcréditos?

El modelo tradicional de préstamos, con sus trámites y personas involucradas es muy caro, por eso los bancos no veían rentable prestar poco dinero. Lo que nos enseñan las microfinanzas es que hay otros modelos que funcionan en cómo realizar préstamos. Espero que la banca privada pueda asumir un rol más fuerte, siempre de la mano de un respaldo. La banca de desarrollo debe cambiar de mentalidad y empezar a pensar en cómo crear un ambiente en el que apoyar créditos pequeños sea lucrativo para la banca privada, por ejemplo crear reportes de crédito de empresas.


¿Cómo convencería a las empresas a dejar de sentirse “avergonzadas” por lucrar con acciones que ayudan a la comunidad?

Les diría que el capitalismo es la fuerza más poderosa para generar cambios en la sociedad. La razón es que se apoya en sí mismo. Si usted encuentra un producto rentable que puede vender a mil personas, se lo puede vender a un millón, siempre puede crecer.
Una organización sin fines de lucro no puede tener un crecimiento sostenido porque necesitaría siempre más donaciones. No hay que avergonzarse del capitalismo, más bien empiece a medir y hablar acerca de los costos y los beneficios de sus acciones. Creo que esto sería celebrado. Estamos listos para celebrar las ganancias que traen crecimiento social.
En el pasado los activistas atacaban la avaricia del capitalismo. La sociedad está lista para que el capitalismo sea una fuerza del bien. El capitalismo sigue con miedo de ser atacado. Creo que ya es hora de superar ese periodo.

Dice que en el pasado, pero ¿qué opina de movimientos como Ocupa Wall Street que protestan contra el capitalismo?

Si la meta de Ocupa Wall Street es cambiar cómo se hacen negocios, no resultará efectiva. Eso dicho, creo que para que Wall Street resulte más efectivo y lidie con los problemas que preocupan a las personas debe repensar su forma de operar y de hacer negocios. Es decir, si yo quisiera cambiar Wall Street, les mostraría las oportunidades que están perdiendo. Pero ahora, este episodio de activismo al estilo viejo, en manifestantes atacando empresas, empresas respondiendo, no es lo ideal. La protesta en sí no resolverá el problema. La solución está en que la gente piense en cómo sus productos pueden beneficiar a la sociedad, organizaciones e individuos.

¿Cómo cambiar la mentalidad a la hora de hacer negocios?

El problema viene de la misma educación de finanzas. Nos hemos enfocado en transacciones, cómo hacer más dinero y no en las consecuencias en la economía real. Se deben crear nuevos cursos en las universidades. La mentalidad de medir los precios y los costos asociados a problemas como la contaminación es un error. Necesitamos cursos más orientados a eliminar los problemas desde la cadena de valor, ver el impacto ambiental, involucrarse en la educación al cliente, diseño de producto.
En esta área las empresas llevan la batuta sobre las instituciones de educación, las universidades siguen enseñando la vieja forma y las compañías empiezan a ver que esa forma ya no funciona. Espero que las universidades se pongan al tanto.

Silvia Pardo
[email protected]

Ver comentarios