Enviar
Transportistas de granos bloquean carreteras
Desabasto amenaza a Argentina

Oferta de alimentos básicos ha caído 30% en los comercios minoristas del país


Buenos Aires
EFE

Transportistas de granos siguieron ayer con el bloqueo de rutas en seis provincias de Argentina para exigir una solución al conflicto entre el Gobierno y el campo, con lo que se agudizó la escasez de combustibles y se redujo la oferta de alimentos.
El desabastecimiento de combustibles, del que también se culpa a las petroleras, afecta tanto al interior del país como a servicios de autobuses en los suburbios de Buenos Aires, señalaron fuentes empresariales.
Además, se teme por un desabastecimiento de alimentos en momentos en que sectores del comercio minorista calculan que la oferta de productos básicos disminuyó en un 30%.
Los transportistas reclaman por el lucro cesante que les causó la larga huelga comercial del sector agropecuario, levantada el lunes, y por una merma en la comercialización de granos que responde a presiones de los agricultores irritados por la presión del Fisco.
Las protestas de los transportistas, que comenzaron hace una semana, han creado un clima de tensión e incidentes, entre ellos el ataque a balazos a un convoy de camiones cometido en la noche del martes y que no causó heridos.
Las asociaciones agrarias, que reúnen a unos 290 mil productores de todo tamaño, se mantienen “en estado de alerta y movilización” en rechazo al sistema de impuestos móviles que rige desde hace tres meses y desató el conflicto, al aumentar la presión del Fisco sobre las exportaciones de granos.
Piquetes de pequeños productores siguen protestando a la vera de carreteras, en medio de la alarma de los empresarios por el impacto que estas protestas han tenido en las economías regionales.
Dirigentes de la Confederación Argentina del Transporte Automotor de Cargas (CATAC) dijeron ayer que no han organizado la protesta de los llamados “camiones cerealeros”, pero la justificaron en vista de las penurias económicas sufridas por 160 mil afiliados a ese gremio.
La reacción de los transportistas “es un hecho lamentable”, se quejó el vicepresidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcatti.
“Debería quedar claro la diferencia de método” entre la protesta de los camioneros y la de las asociaciones agrarias “que se mantienen movilizadas a la espera de poder dialogar”, apuntó a la emisora Radio 10.
El presidente de la CATAC, Rubén Agugliaro, dijo que hay unos 200 piquetes que mantienen bloqueado el paso de camiones en rutas de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, La Pampa y Santa Fe, las mayores productoras de alimentos del país, y de las de Entre Ríos y Chaco.
Los bloqueos mantienen parados a cientos de camiones en Entre Ríos, al este del país, que junto con las provincias de Santa Fe y Córdoba abarca a una red vial clave para el transporte de mercancías en el Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay).
Además, demoran el paso de automóviles y autobuses, cuyos empresarios se han quejado de que las ventas de boletos han caído un 40% en los más de tres meses que lleva el conflicto entre el Gobierno y el campo.
A raíz de la escasez de gasóleo, una empresa de autobuses paralizó ayer a la mitad de su flotilla de 300 vehículos, con lo tuvo que suspender a otros tantos chóferes y se afectó a unos 200 mil usuarios del servicio en los suburbios de Buenos Aires.
Fuentes de la anglo-holandesa Shell, que abastece a esa y otras compañías de autobuses, dijeron que la producción de gasóleo de la firma se redujo a raíz de una huelga de trabajadores petroleros del sur del país el mes pasado.
Pero dirigentes de asociaciones de gasolineras que desde hace meses se quejan de la escasez de combustibles afirmaron que, además de los problemas que causa el bloqueo de carreteras, hay una disputa entre las petroleras por los precios del crudo en el mercado local, que están regulados.
El Gobierno fijó un precio doméstico de 42 dólares por barril de crudo, pero la estadounidense Chevron y la anglo-argentina Pan American Energy quieren cobrar $47 a las refinerías de Shell e YPF, subsidiaria de la hispano-argentina Repsol YPF, dijo la presidenta de la Federación de Empresarios de Combustibles, Rosario Sica.
Mientras, portavoces del comercio minorista calcularon que cayó un 30% en promedio el abastecimiento de productos de la canasta alimentaria básica.
Florencio Randazzo, ministro del Interior, reiteró ayer que las autoridades están dispuestas a dialogar con el campo “como con todos los sectores”.
Sin embargo, subrayó que se evitará que “se quiera imponer una decisión a un Gobierno elegido democráticamente”, en referencia al rechazo agrario al sistema de impuestos móviles a la exportación de granos.

Ver comentarios