Enviar
Dependencia de China sería riesgo para Latinoamérica

La Cepal inauguró el domingo su 33 período de sesiones en Brasilia y alertó a los países de América Latina del riesgo de una “nueva dependencia”, ya no de EE.UU., sino de China, que se ha convertido en el principal socio comercial de la región.
“Hasta el año 2000 China era un socio menor, pero hoy es uno de los principales” y en algunos de los países de la región hasta ha desplazado de esa posición a Estados Unidos, indicó la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), la mexicana Alicia Bárcena.
Según Bárcena, América Latina y el Caribe deben aprovechar “la experiencia acumulada en décadas gloriosas y décadas perdidas” e impedir que se repita con China el error que las convirtió en zonas con una enorme dependencia económica y comercial de Estados Unidos.
Para eso, es necesario avanzar hacia una diversificación de los mercados de exportación, pero también hacia un modelo de desarrollo que apueste en la innovación y la tecnología para agregar valor a las materias primas, que son la mayor fuente de riqueza regional, señaló.
“Latinoamérica no puede pasar de una dependencia a otra” y debe “superar la maldición de los recursos naturales”, que en diversas épocas y países ha generado la llamada “enfermedad holandesa”, como se conoce al dañino impacto de las riquezas mal administradas, dijo la funcionaria mexicana.
Como ejemplo de los efectos recientes de la excesiva dependencia, Bárcena citó los casos de México y de algunos países del Caribe, que “han pagado cara” la crisis inmobiliaria que se desató en 2008 en Estados Unidos.
Explicó que, como grandes exportadores de materias primas, los países de Suramérica salieron mejor librados de la crisis en Estados Unidos, en parte porque ya habían comenzado una diversificación de sus mercados, apuntando sobre todo a China y otras naciones de Asia.
Sin embargo, y aunque “las perspectivas de crecimiento en China” son prometedoras para los próximos años, instó a fortalecer también los mercados regionales, como defensa ante posibles turbulencias que puedan surgir en el futuro y no sean debidamente anticipadas, como la crisis estadounidense y la que ahora se abate sobre Europa.
En relación a las turbulencias en la zona del euro, reconoció que su impacto en la región aún no puede ser totalmente calibrado, pero señaló que “requerirá sin dudas de un esfuerzo mayor”, sobre todo en un momento en que la economía latinoamericana comienza a recuperarse de la caída del 1,9% que experimentó el año pasado.
Recordó, además, que América Latina y el Caribe persisten como las regiones con la “peor distribución de riqueza del mundo” y pidió a la región adoptar las recomendaciones plasmadas por la Cepal en el documento “La Hora de la Igualdad. Brechas por cerrar, caminos por abrir”, presentado ayer en Brasilia.
El documento será debatido durante los próximos tres días y fue concebido como una “agenda para la igualdad”, que debe contemplar una “nueva ecuación” entre el Estado, el mercado y la sociedad, dijo Bárcena.
“La propuesta es más Estado, un mejor mercado, con normas muy claras, y una mayor participación del pleno de la sociedad” en las grandes decisiones, indicó la secretaria ejecutiva de la Cepal, quien enfatizó que la tarea de superar las enormes brechas sociales que existen en la región “no se puede dejar en manos del mercado”.
En el 33 período de sesiones de la Cepal, que concluirá mañana.

Brasilia /EFE
Ver comentarios