Enviar
El 5 de diciembre, Costa Rica debe presentar sus alegatos y pruebas por caso de Isla Calero
Denuncia contra Nicaragua avanza en La Haya
Incursión militar a suelo nacional no se discutiría en audiencia oral hasta 2013

A paso lento, así marcha la denuncia contra Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia por violar la soberanía nacional, al invadir el extremo noreste de Isla Calero.
El alto tribunal con sede en La Haya, Holanda, ya delineó la ruta a seguir. Hasta el próximo 5 de diciembre Costa Rica tiene tiempo para entregar la documentación necesaria para evidenciar la incursión ilegal a suelo costarricense.
Normalmente, la denominada memoria estará conformada por al menos dos tomos de cientos de páginas con documentos y es desarrollada por un equipo de la Cancillería, encabezado por Edgar Ugalde, embajador ante Colombia.
En el primero de ellos, se presentarán todos los alegatos nacionales, se hará un recuento de los hechos, se pedirá la condenatoria para Nicaragua por violar la integridad territorial del país y se pedirá una indemnización económica por la afectación ambiental en Isla Calero.
El otro tomo lo conformará toda la documentación escrita, cartográfica y fotográfica con que cuenta la diplomacia nacional como prueba de que la zona invadida es territorio costarricense.
Para la compilación de la memoria, la Corte le concedió al país ocho meses, el mismo tiempo con que cuenta Nicaragua para presentar su contramemoria, con las réplicas a la denuncia presentada, es decir, hasta el 6 de agosto de agosto de 2012.
Posteriormente a esa fecha, La Haya citará a ambas partes para conocer si necesitan más tiempo para aportar más pruebas, de no ser así, los jueces citarían para la audiencia oral.
De no presentarse ningún inconveniente, el debate se llevaría a cabo durante los primeros meses de 2013.
Este es el segundo paso del proceso que Costa Rica inició contra Nicaragua por la invasión militar a Calero, pues anteriormente se le otorgaron las medidas cautelares que solicitó hasta que la Corte no falle por el fondo, lo cual se prevé que sucederá hasta dentro de tres o cuatro años.
El 8 de marzo anterior, los jueces ordenaron despejar la esquina noreste de Isla Calero, donde por más de 150 días se afincaron militares y civiles nicaragüenses.
Asimismo, dio la custodia ambiental de la zona de exclusión a Costa Rica; eso sí, con el acompañamiento de la Convención Internacional de Humedales (Ramsar) y tras previo aviso al Gobierno de Nicaragua.
Actualmente, se está a la espera del informe final de una inspección que realizaron tres expertos de Ramsar a Calero, el cual estaría listo en un par de meses.
Durante esa visita las autoridades nacionales denunciaron a Nicaragua ante la Corte por presuntamente haber violado las medidas cautelares, ya que el ejército sandinista financió el ingreso al área demarcada de civiles de su país.
Lo acontecido durante la inspección también se incluirá en la memoria que presentará Costa Rica en diciembre próximo.
Además, no se descarta que la diplomacia local solicite nuevas medidas cautelares a la Corte si Nicaragua sigue incumpliendo la orden, explicó Sergio Ugalde, abogado de la Cancillería.
El conflicto con el vecino del Norte se suscitó desde el pasado 21 de octubre, cuando el gobierno de Laura Chinchilla denunció que civiles nicaragüenses vertían en suelo nacional los sedimentos de un dragado que se realiza en el río San Juan.
Pocos días después, Costa Rica también evidenció la invasión de militares nicas a Isla Calero, donde permanecieron durante más de cinco meses.

Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios