Enviar
Contraloría rechazó opción de entregar proyecto a HASDC por falta de financiamiento
Denegado traspaso del Juan Santamaría

• Gobierno pretendió que nuevo operador asumiera aeropuerto pese a que no tenía el crédito seguro


Danny Canales
[email protected]

La propuesta para que Houston Airport System Development Corporation (HASDC) asuma los trabajos que están pendientes en el Juan Santamaría fue rechazada.
Ayer se denegó el permiso debido a que el potencial nuevo operador del aeropuerto no tenía el financiamiento completo para concluir las obras.
Con ello se esfuma la posibilidad de que los trabajos de ampliación de la principal terminal aérea del país arranquen en abril, como había prometido Karla González, ministra de Obras Públicas y Transportes, la semana anterior.
En una nota enviada desde Washington, González confirmó que está negociando con bancos internacionales los recursos para salvar el proyecto aeroportuario, al tiempo que catalogó las conversaciones de “positivas”.
“Hemos informado a la Contraloría que el Gobierno tiene claro que hay dos alternativas; por un lado, continuar con el cierre del proceso de remediación y, por otro, mostrar la continuación del proyecto asegurando los servicios del aeropuerto no solo en operación sino especialmente en la continuación de las obras, lo que implica un financiamiento concreto y efectivo según nos lo ha solicitado el ente contralor. Trabajamos fuerte en la segunda de las alternativas”, dijo González.
La ampliación del Juan Santamaría es el principal fracaso en contratación administrativa en la historia reciente del país. El plan tiene cuatro años y medio de atraso y desde hace 13 meses está paralizado.
En la propuesta presentada a la Contraloría, HASDC se comprometía a realizar una inversión inicial de unos $40 millones —provenientes de sus socios— para reanudar la construcción en el Juan Santamaría, mientras buscaba los $100 millones restantes para financiar los demás compromisos.
La empresa reconoció que no pudo reunir todos los recursos que se requieren para asumir el aeropuerto, luego de que el banco J.P. Morgan echó marcha atrás en el compromiso que había asumido con antelación para financiar el traspaso del aeropuerto y las obras.
“Lo relevante es que se cuente con financiamiento cierto, concreto y efectivo, pues la promesa de lograrlo en algún momento futuro no remedia el incumplimiento imputado al contratista sino que prolonga las dudas acerca de la factibilidad del proyecto, tal y como bien lo estimó la propia Administración a la hora de aprobar la propuesta de remediación planteada por el contratista”, sentenció ayer la Contraloría.
El principal temor del órgano contralor es que de autorizarse el traspaso del proyecto aeroportuario sin el cierre financiero se corre el riesgo de que HASDC no consiga los recursos a tiempo, lo que podría incurrir en una nueva suspensión del contrato.
En la búsqueda de un nuevo financiamiento por lo general los nuevos acreedores solicitan “introducir modificaciones al contrato, aspecto que en el caso que nos ocupa no resultaría posible en el marco del plan de remediación”, agrega el informe.
HASDC se interesó por asumir la operación del Juan Santamaría luego de que los socios de Alterra acordaran vender el 95% de su participación accionaria en el proyecto, precisamente por problemas financieros.
El traspaso fue la salida que tomaron los socios de Alterra dentro del plan de remediación del contrato, pues de lo contrario habría tenido que abandonar el proyecto por incapacidad financiera.
El problema económico que enfrenta el contrato aeroportuario se produjo luego de que los bancos acreedores acordaran no girar más recursos para construir, pues alertaron que el contrato no generaba los ingresos suficientes para que Alterra cancelara el crédito y además concluyera los trabajos encomendados.


Ver comentarios