Enviar
Barack Obama tiene 1.527 delegados y Hillary Clinton 1.428, según el último recuento de CNN
Demócratas encauzan esfuerzos a Misisipi

• Cobra cuerpo posibilidad de voto por correo para repetir primarias en Florida

Washington
EFE
Los aspirantes a la presidencia de los Estados Unidos por el partido demócrata fijan todos sus esfuerzos de cara a las elecciones primarias del próximo martes en Misisipi.
El senador demócrata Barack Obama terminó con buen sabor de boca una semana fatídica gracias a la victoria de este sábado en Wyoming que le permite recuperar fuerzas de cara a las elecciones del martes.
Ni Wyoming, donde Obama logró siete de los doce delegados en juego, ni Misisipi, con 33 delegados, alterarán de forma sustancial la ajustada carrera demócrata, pero sí pueden ayudar al ganador a acumular impulso para las elecciones de abril en Pensilvania.
Ese estado, en la c
osta este del país, enviará 158 delegados y 29 "superdelegados" (altos cargos y otros miembros del partido) a la convención demócrata de agosto en Colorado.
Su contrincante Hillary Clinton parte como favorita para la cita de abril, la más importante de todas las primarias pendientes.
De hacerse con ese trofeo, la campaña de la senadora podría aducir que la ventaja de Obama en número de delegados no es lo suficientemente amplía como para calificarla de victoria decisiva.
Según el último recuento
de CNN, Obama tiene 1.527 delegados y Hillary 1.428. Para obtener la candidatura, son necesarios 2.025 delegados, elegidos por voto popular en el proceso de primarias.
A estas alturas, queda claro que es casi matemáticamente imposible que ninguno de los dos contrincantes alcance la cifra mágica, lo que probablemente dejará la decisión en manos de los alrededor de 800 "superdelegados".
Ese selecto club, en el que hay ex presidentes y otras luminarias del partido, tiene voz y voto en la convención y la capacidad para cambiar de opinión en el último minuto.
Obama sostiene que ha ganado la mayoría del voto popular y que tiene ventaja en número de delegados, que podría mantenerse hasta el final dado el sistema de reparto proporcional imperante.
Según el senador afroamericano, los "superdelegados" no deberían contrariar la opinión mayoritaria de la ciudadanía.
Hillary, mientras tanto, se esfuerza por reducir la diferencia con su oponente al mínimo para que, a la hora de que los "superdelegados" emitan su juicio, ese no sea ya un factor decisivo.
De ser así, lo realmente importante, según la campaña de la senadora, sería elegir al candidato con más posibilidad de ganar fr
ente a John McCain, el candidato presidencial republicano.
Hillary sostiene que ella sería la más indicada ante su demostrada capacidad para ganar en estados grandes y claves como Ohio y Florida.
La posibilidad de que las elecciones primarias en Florida se repitan mediante una votación por correo cobró ayer fuerza después de que el presidente del Comité Nacional Demócrata, Howard Dean, y varios senadores demócratas respaldasen esa opción.
El Partido Demócrata penalizó a Florida y Michigan sin poder enviar delegados a la convención del partido por su decisión de adelantar las elecciones, que se realizaron en enero.
Los estados cambiaron la fecha en señal de protesta, después de que el partido permitiese que Iowa y Nuevo Hampshire participaran primero, seguidos de Carolina del Sur y Nevada, lo que dio a esos estados una gran influencia en el proceso de primarias.
El tema quedó inicialmente enterrado, pero ha resucitado ahora, al quedar claro que ni Hillary Clinton ni Barack Obama obtendrán los 2.025 delegados necesarios para hacerse con la candidatura presidencial.
Clinton ganó las elecciones en los dos estados, aunque ninguno de los aspirantes demócratas hizo campaña en ellos y Obama retiró incluso su nombre de las papeletas en Michigan.
Ver comentarios