Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Demanda de Washington resquebraja secreto bancario suizo

| Viernes 20 febrero, 2009



Demanda de Washington resquebraja secreto bancario suizo


Washington – El Gobierno de Estados Unidos demandó el miércoles a UBS, el mayor banco suizo, para obligarlo a divulgar los nombres de 52 mil estadounidenses que presuntamente usaron cuentas secretas para evadir el pago de impuestos.
A mediados de esta década, esas cuentas contenían unos $14.800 millones, indicó el departamento de Justicia en un comunicado.
UBS, con sede en Zurich y Basilea, afirmó en otro comunicado que se opondrá “enérgicamente” a la demanda del Gobierno y aseguró que la identidad de los dueños de las cuentas “está protegida contra su divulgación por las leyes suizas de privacidad financiera”.
Al mismo tiempo, Hans Rudolf Merz, presidente suizo, garantizó que el secreto bancario seguirá “intacto” en su país.
Como parte de un acuerdo con el Gobierno alcanzado el miércoles, UBS le dará el nombre de entre 250 y 300 clientes que presuntamente evadieron impuestos, y pagará multas por valor de $780 millones.
No obstante, Estados Unidos quiere muchos más nombres y para forzar a UBS a cumplir con su exigencia tramitó el miércoles la demanda en un tribunal de Miami, que el banco se esperaba, según dijo en su comunicado.
El Gobierno quiere conocer quiénes son los dueños verdaderos de 20 mil cuentas de UBS con activos financieros y otras 32 mil con dinero en efectivo.
“En un momento en el que millones de estadounidenses están perdiendo sus empleos, sus casas y su servicio de salud, nos horroriza que más de 50 mil de las personas más ricas entre nosotros hayan intentado evadir su obligación legal y cívica de pagar impuestos”, declaró John DiCicco, fiscal general adjunto interino de la oficina tributaria del departamento de Justicia.
El Gobierno mantiene que UBS ayudó a estadounidenses ricos a abrir empresas “de fachada” en paraísos fiscales para evadir impuestos.
UBS presuntamente entrenó a sus empleados para evitar que las autoridades estadounidenses detectaran las operaciones mediante el uso de portátiles con códigos cifrados.