Enviar
Sábado 26 Septiembre, 2009

Del Estado benefactor al Estado posibilitador

La razón de la existencia de gobiernos comunistas o socialistas se debe más que todo a la idea de que el Estado debe tener el control de las actividades principales de la sociedad, convirtiéndose de esa manera en un Estado proteccionista, paternalista o benefactor.
Como Estados benefactores y paternalistas los Estados comunistas como la otrora Unión Soviética o la Cuba de Fidel Castro han sido un fracaso total, su meta utópica nunca fue alcanzada, bajo este sistema ningún dinero es suficiente, los empleados se vuelven improductivos y no existen estímulos de crecimiento personal. Cuba se ha quejado del embargo a que ha estado sujeto por parte de Estados Unidos, pero no dice que durante más de 25 años la URSS le dio miles de millones de dólares que nunca alcanzaron para hacer de Cuba un país ni tan siquiera del segundo mundo.
En China se dieron cuenta de esta situación hace tiempo y empezaron a abrir su economía, el resultado está a la vista.
Los Estados de orden socialista un poco más moderados han planteado la misma teoría del paternalismo, países como Suecia, Francia, Finlandia, Dinamarca con una historia muy vieja han experimentado los monopolios estatales de las principales actividades de la sociedad como son la generación eléctrica, telefonía, combustibles, la seguridad social, el régimen de pensiones y otros.
Suecia, un país que en los años 70 era el cuarto más rico del mundo en términos del ingreso real per cápita, empezó a experimentar en esa misma época una crisis que se hizo evidente pues su sistema empezaba a crecer de forma lenta y perdía terreno frente a otros países con economías industrializadas. Entre los años 1990- 1994 la crisis se acrecentó y se perdió más del 10% del empleo total, los programas y conceptos del Estado Benefactor no resultaron como lo esperaban y su economía casi colapsa.
Los suecos se vieron obligados a hacer los cambios pertinentes para darles espacio a la empresa privada y a ideas más modernas. Mauricio Rojas, un chileno radicado en Suecia desde 1974 escribió un libro titulado “Suecia después del modelo sueco” del Estado benefactor al Estado posibilitador (Fundación Cadal, Buenos Aires, Argentina 2005), en él nos comenta con lujo de detalles esta transición y nos dice que el Estado debe pasar de ser un Estado benefactor a un Estado posibilitador donde los gobiernos deben facilitar la productividad y trabajar conjuntamente con la empresa privada en toda su dimensión.
Un Estado posibilitador permitirá por un lado a los gobiernos concentrarse en fiscalizar y generar legislatura para hacer sociedades más justas y equitativas y por otro lado deberá facilitar a las empresas estatales y privadas para que ejecuten sus programas y proyectos de forma más ágil y productiva en busca de mejorar de forma global y sustantiva.
En contraste encontramos en nuestra América Latina, algunos países como Venezuela, con el presidente Chávez a la cabeza que quieren implantar su modelo de tinte paternalista al mejor estilo de los comunistas con rasgos socialistas e ideas populistas a Bolivia, Ecuador y Nicaragua entre otros, donde encontró un nicho de seguidores.
Lamentablemente América Latina ha demostrado ser una zona que ha avanzado muy poco en equidad social, Brasil, Chile, México y Costa Rica, son quizás los únicos países que están buscando la forma de hacer el gran cambio.

Carlos Vílchez Navamuel
Consultor Bienes Raíces