Logo La República

Lunes, 18 de marzo de 2019



EDITORIAL


Del desempleo al negocio propio

| Martes 15 junio, 2010




Colaboradores con conocimientos y experiencia, que se quedaron sin empleo por efecto de la crisis económica, lograron crear su propia empresa y salir adelante

Del desempleo al negocio propio

Emprendedores nacionales están realizando una labor que puede contribuir a borrar la huella dejada por la crisis financiera y económica que hoy todavía sacude a Europa y Estados Unidos.
Ellos, aunque no fueron los causantes de dicha crisis, se quedaron sin empleo por sus efectos. Sin embargo, en vez de dedicarse a lamentar y buscar infructuosamente nueva fuente de trabajo, lograron crear su propia empresa y salir adelante.
Al parecer esta situación se dio por la circunstancia de que, justamente, algunas empresas despidieron personal calificado que ocupaba puestos bien remunerados, con lo cual lograron bajar costos de operación pero a la vez dejaron en la calle, de la noche a la mañana, a personas que tenían el conocimiento y la experiencia necesarios para emprender la aventura del negocio propio.
El segmento de este tipo de negocios da trabajo a unos 225 mil costarricenses y en el último año creció un 12% de acuerdo con estadísticas de la Caja Costarricense de Seguro Social, según lo que consigna una información de este medio ayer.
En momentos en que el sector público no ha podido generar fuentes de trabajo suficientes y el desempleo subsiste en el país, con un sector privado, primera fuente de empleo nacional, creciendo solo un 2% en el último año, es de gran importancia comprobar que un segmento de emprendedores ha logrado no solo proveerse empleo sino ofrecerlo a otros.
Aunque se sabe que hay mucho trabajo informal en el ámbito nacional, con consecuencias negativas desde varios puntos de vista, el surgimiento de pequeñas empresas lideradas por personas que quedaron desempleadas por la crisis, es sin duda una buena noticia. La cantidad de plazas formales perdidas en el último año ya fue repuesta por la acción de las nuevas compañías.
El sostenido crecimiento de estas y la expansión que algunas puedan experimentar fuera de nuestras fronteras, será un factor importante para la economía en general y para paliar el problema del desempleo, sin lo cual no puede el país aspirar a una marcha sana por rutas ya libres de crisis.