Enviar
Del infierno a la gloria

EFE
Pittsburgh

De vendedor de drogas a héroe y MVP del Super Bowl fue el receptor profundo Santonio Holmes, que ganó esa designación en la 43 edición.
Para Holmes, que como niño en el área rural de Florida, de donde es natural, llegó a ser vendedor de drogas, se convirtió en el gran héroe del Super Bowl con una captura de balón perfecta porque esta vez sí estuvo en el lugar correcto y el momento justo.
Su captura de seis yardas cuando faltaban 42 segundos para concluir el partido le dio el título a su equipo.
”Simplemente hice lo que debía, recibir el balón en el lugar ideal que me puso el mariscal Ben Roethlisberger y conseguir la anotación que nos dio el triunfo”, declaró Holmes que concluyó el partido con nueve capturas para 131 yardas, una anotación, el mayor pase recibido fue de 40 yardas.
La acción de Holmes se produjo en la esquina derecha del campo después que segundos antes se le hubiera escapado de entre las manos en la izquierda.
”Esta vez no iba a suceder lo mismo y sabía que si el balón me llegaba de nuevo, lo iba a capturar”, comentó Holmes.
”Mi pasado ya no cuenta y ahora solo quiero vivir la felicidad de todo lo positivo que hay en mi
vida”, declaró el jugador.
Holmes nació en Belle Glade, un pequeño poblado cerca de los Everglades de Florida que ha sido asolado por la pobreza y el crimen, dijo que se había dedicado a vender drogas con sus amigos antes de enfocar su vida al deporte. 
Ver comentarios