Degradación de deuda incentiva hipotecas
Enviar
Degradación de deuda incentiva hipotecas

Los bonos hipotecarios con garantía del gobierno aumentan a niveles récord, demostrando que los inversores ignoran la reducción de calificación de los Estados Unidos de la semana pasada.
Asimismo, los inversores especulan que el compromiso de Ben S. Bernanke de mantener las tasas de interés en puntos bajos, no logrará impulsar una refinanciación suficiente de los propietarios de viviendas como para reducir los retornos.

Los valores con garantía de Fannie Mae, Freddie Mac y Ginnie Mae treparon 2 centavos de dólar, a 108,6 centavos por dólar, desde fines de julio hasta el 10 de agosto, de acuerdo el índice Mortgage Master de Bank of America Merrill Lynch.
Mientras tanto, la deuda declinó del nivel más alto desde por lo menos 1986 a 108,3 centavos de dólar y se encuentra por encima de los 103,6 de febrero.
El compromiso del 9 de agoto del presidente de la Reserva Federal, Ben S. Bernanke, de mantener bajas las tasas a corto plazo de referencia hasta por lo menos mediados de 2013, alienta a los bancos y a las firmas de inversión a tomar crédito casi sin costo para multiplicar sus retornos.
Las primas que se pagan por los llamados bonos hipotecarios de agencias también demuestran la confianza de los inversores en que, a pesar de que las solicitudes de refinanciación crecen en momentos de tasas hipotecarias de bajos niveles récord, serán pocos los consumidores que estarán en condiciones de obtenerlas.
“La Reserva Federal pisa el acelerador y las autoridades desconectan la transmisión al no tomar medidas para flexibilizar las reglas de suscripción de préstamos para viviendas”, dijo Doug Dachille, máximo responsable ejecutivo de First Principles Capital Management LLC, que tiene sede en Nueva York y administra $8 mil millones.
El mercado de $5,3 billones de bonos hipotecarios de agencias ha crecido junto con los bonos del Tesoro conforme los administradores de dinero huyen la deuda de mayor riesgo como consecuencia de la extensión de la crisis soberana de Europa, el debilitamiento de la economía de los Estados Unidos y la reducción de la calificación estadounidense a AA+ por parte de Standard Poor’s el 5 de agosto.
En este mismo panorama, los valores aumentan a pesar de que las compañías que aseguran los bonos hipotecarios perdieron su calificación de excelencia junto con el gobierno federal.

Nueva York

Ver comentarios