Degenkolb se estrena
Enviar

Degenkolb se estrena

Luca Paolini se mantiene de líder seguido de Rigoberto Uran

201305082321080.a6.jpg
En un gran cierre el alemán John Degenkolb ganó la quinta etapa del Giro a Italia.Luk Benies/AFP/La República
El alemán John Degenkolb (Argos-Shimano), corredor que ganó cinco etapas en la pasada Vuelta a España, estrenó su palmarés en el Giro de Italia al alzar los brazos como vencedor de la quinta disputada entre Cosenza y Matera, de 199 kilómetros, en la que el italiano Luca Paolini (Katusha) mantuvo la “maglia” rosa de líder.
Degenkolb, de 24 años, se libró de una caída que se produjo en la última curva y tras remontar al italiano Marco Caniola (Bardiani), que se había lanzado hacia la victoria, entró vencedor por delante del español Ángel Vicioso (Katusha) y de otro corredor germano, Paul Martens (Blanco), con un tiempo de 4h.37.48.

Un desenlace accidentado que evitó la llegada masiva, aunque de haberse producido no hubieran estado todos los candidatos al sprint, pues el británico Mark Cavendish (Omega) no se encontraba entre los elegidos al perder contacto con el grupo desde los repechos anteriores.
Los favoritos no sufrieron magulladuras ni en la caída ni en la clasificación. El veterano Paolini, 36 años, continúa luciendo la prenda rosa, con 17 segundos sobre el colombiano Rigoberto Uran (Sky) y 26 respecto el español Beñat Intxausti (Movistar). Los favoritos en su sitio, Vincenzo Nibali cuarto a 31, Ryder Hesjedal le sigue a 34 y Bradley Wiggins a 34.
201305082324340.a66.jpg
Los eslovenos Bak (Lotto), Vrecer (Euskaltel) y el luxemburgués Gastauer (Ag2r) trataron de sorprender en el descenso, pero les resultó imposible el despegue definitivo, ya que el pelotón volaba unos segundos detrás, con los favoritos preparados para no dejarse sorprender por el repecho final de Marostica.
El problema se presentó con la caída a menos de un kilómetro de meta. El factor suerte determina en esos casos. El italiano Canola salió con ventaja en la recta de meta. Ventaja aparentemente cómoda, no definitiva, como demostró Degenkolb, quien le pasó como un obús hacia la victoria.

 

Madrid/EFE


Ver comentarios