Enviar
Decenas de miles de personas participaron en manifestaciones
Defienden unidad belga ante bloqueo político

Bruselas EFE- Unas 35.000 personas desfilaron el domingo por el centro de Bruselas para defender la unidad de Bélgica, en respuesta al bloqueo político que impide formar un nuevo gobierno y ante el aumento de la tensión entre flamencos y francófonos.
En un ambiente festivo y entre la música de charangas y el canto del himno nacional, familias, parejas, grupos de amigos y hasta tropas de scouts acudieron con miles de banderas belgas, pancartas en las tres lenguas del país (hay una pequeña comunidad de habla alemana) y algunas enseñas provinciales.
“La unión hace la fuerza”, la divisa bajo la que Bélgica nació en 1830, fue el eslogan más empleado en carteles, pancartas y banderas junto con la mención a la solidaridad nacional.
La marcha reunió a unos 35.000 asistentes, según datos de la policía local anunciados por el alcalde de Bruselas, Freddy Thielemans.
La manifestación atravesó el barrio europeo de Bruselas para concluir con una fiesta en el gran parque del Cincuentenario, creado precisamente para festejar el primer medio siglo de la independencia del país, que se cumplió en 1880.
Houard anunció, junto a otros organizadores flamencos, que la petición ha recibido ya 140.000 firmas, que entregó posteriormente al presidente del Senado, Armand De Decker.
El telón de fondo del acto está tejido por los más de cinco meses (período récord) alcanzados sin un acuerdo para formar un gobierno de coalición tras las elecciones legislativas del 10 de junio pasado.
Los partidos de la región de Flandes quieren reformar el Estado federal y dar más competencias a las regiones, a lo que se oponen los de la región de Valonia, una zona más deprimida económicamente que teme quedar en desventaja y perder la solidaridad de sus vecinos del norte.
Estas disputas han dado un nuevo impulso a las voces, por ahora minoritarias, que en Flandes se pronuncian a favor del separatismo.
“Bélgica no está en peligro. Hay una gran mayoría en Flandes y en Valonia a favor de la continuación del país”, declaró a la televisión pública francófona el diputado liberal flamenco Luk van Biesen.
La cuestión se ha complicado con el espinoso asunto del distrito electoral Bruxelles-Halle-Vilvoorde, que agrupa a habitantes de las comunidades y que los flamencos quieren separar, dejando a decenas de miles de francófonos de la periferia de la capital sin poder votar a candidatos de su comunidad.
Claude Michel, un diputado del MR, reconoció en unas declaraciones a la televisión pública flamenca, que las dos comunidades tendrán que renunciar a algunos de sus tabúes a fin de lograr un entendimiento.


Ver comentarios