Enviar
Déficit fiscal reanima discusión sobre reforma tributaria
Desaceleración de actividad económica y medidas de estímulo para atenuar efectos de la crisis deterioraron el estado de las finanzas públicas

Juan Pablo Arias
[email protected]

La profundización del déficit fiscal que se observa desde principios de 2009 ha reanimado la discusión sobre la necesidad de una reforma tributaria.
La caída en los ingresos por concepto de impuestos y el aumento del gasto público, que buscó mitigar los efectos de la desaceleración productiva, explican el deterioro en las finanzas públicas.
Si se compara el resultado financiero acumulado del Gobierno central a noviembre de 2009, con el acumulado al mismo mes de 2008, el ejercicio arroja un deterioro de ¢546 mil millones en las finanzas públicas.
“Esto es explicado en un 25% por la disminución en los ingresos, y en un 75% por el incremento en el gasto. Los ingresos cayeron en ¢139 mil millones, que representa una reducción del 6,5%, mientras los gastos aumentaron en ¢407 mil millones, creciendo un 20% con respecto al año anterior”, explicó Eric Vargas, socio director de Strategia Investmet Advisors.
Las consecuencias de no corregir el ensanchamiento de esta brecha podrían manifestarse de diversas formas, incluyendo mayores tasas de interés, de inflación o de la devaluación del tipo de cambio.
“Desequilibrios como el que muestran las finanzas públicas costarricenses en este momento no son sostenibles indefinidamente”, explicó Alberto Franco, economista de Econanálisis.
El déficit actual es similar al que motivó la formación de una comisión de ex ministros y una propuesta de reforma hace una década, recordó Francisco Villalobos, experto en impuestos de ICS Consultores.
Pese a que el resurgimiento de la actividad económica esperada para este año contribuiría positivamente a la recaudación fiscal, especialmente en el impuesto sobre la renta, esta bonanza debería estar acompañada por una reforma fiscal integral y de otras políticas de Estado que conlleven un manejo más eficiente de la hacienda pública, aseguran expertos.
“Debe aprobarse una reforma fiscal y mantenerse el esfuerzo de atracción de inversión extranjera directa y de dar créditos para la producción local”, aseveró Villalobos, quien también considera que el gasto público debe enfocarse a nivel de las haciendas locales (municipalidades), donde además debe crecer el esfuerzo de gestión y recaudación.
Los especialistas consultados por INVERSIONISTA coinciden en atacar la enfermedad, pero discrepan en la medicina.
Para Franco, se deben ampliar al máximo las bases impositivas, minimizar el número de exoneraciones o de exenciones tributarias, y reducir el nivel de las tasas marginales.
En contraparte, Villalobos apunta a eliminar el impuesto a las casas de lujo, generalizar el impuesto al valor agregado y ampliar exenciones a ciertos bienes. Además, gravar las ganancias patrimoniales, mejorar la gestión, sofisticar la fiscalización y flexibilizar las formas de cobro y pago de deudas.
Finalmente, Vargas considera ideal implementar tributos directos que eviten un sistema más regresivo, para no afectar a las personas con menor ingreso.




Ver comentarios