Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


Déficit fiscal presionaría pago de deuda

Carolina Acuña [email protected] | Lunes 16 mayo, 2011



Gobierno podría enfrentar encarecimiento de sus colocaciones si no aumenta sus ingresos
Déficit fiscal presionaría pago de deuda
Reforma fiscal sigue sin ver la luz del día

El déficit fiscal es como una enfermedad, no solo genera síntomas incómodos, sino que el medicamento para aliviarlo también puede tener efectos secundarios. Basta con ver los dolores de cabeza que le ha generado a Fernando Herrero, ministro de Hacienda, para enviar el proyecto de ley para aumentar los impuestos, y el que le generaría a todos los ticos si el fisco sigue emitiendo deuda para financiar ese faltante presupuestario.
Y es que cuanto más crezca ese faltante de recursos para que el Estado opere, más presión tiene Hacienda para pagar tasas de interés más altas, algo que los inversionistas saben, lo que podría afectar las tasas de interés al alza en momentos clave.
Esto genera ganadores y perdedores. Los ganadores son los inversionistas que compran la deuda, que irónicamente son en su mayoría entidades estatales, lo cual hace menos descabellada la idea de revisar los superávits de las mismas.
Por otro lado, existe una porción de tenedores de deuda que son personas físicas y jurídicas, que distan mucho de ser de clase media, lo que hace que todos los costarricenses (incluidos los más pobres) subvencionen las ganancias de una clase de inversionistas.
“Efectivamente, el financiamiento interno del déficit tiene un efecto redistributivo de quienes pagan impuestos para financiarlo hacia quienes reciben los intereses de la deuda, que generalmente son quienes tienen mayores ingresos. En el caso de la deuda externa, el traslado de recursos es hacia el exterior”, expresa Max Soto, director del Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica.
¿Cuándo podrían subir las tasas? Desde enero la tasa básica pasiva (que es el promedio ponderado de los pagos por depósitos a plazo de seis meses) ha estado entre 7% y 7,50%. Según el pronóstico del desempeño de la economía costarricense para el segundo trimestre de 2011, este indicador podría empezar a situarse más bien entre un 7% y un 8% y para el tercer trimestre subiría a un rango entre el 8% y el 9%.
“El momento preciso en que el déficit empezaría a ejercer presión sobre las tasas es difícil de pronosticar pero dependerá, en mucho, del tamaño del déficit, del ritmo al que crezcan la economía y la demanda crediticia del sector privado, y de las posibilidades de financiamiento externo adicional que tenga el Gobierno”, mencionó Alberto Franco, consultor de Ecoanálisis.
Por ello tanto el estado como los inversionistas deben estar atento a otros indicadores. Si la demanda de crédito continúa relativamente estancada y el Banco Central no utiliza instrumentos para recoger liquidez, la liquidez de los bancos permitiría continuar financiando al Gobierno sin mucha presión sobre las tasas de interés. Por el contrario, una mayor demanda de crédito junto con financiamiento interno del Ministerio de Hacienda sí ejercería presión al alza en las tasas de interés.
“En cualquiera de los dos escenarios anteriores, si el Gobierno puede y decide financiarse en el extranjero, la presión fiscal sería menor. Pero, en mi criterio es poco probable que el Gobierno tenga acceso a recursos externos mientras no cuente con autorización legislativa, cosa que no creo ocurra en los siguientes seis meses“, concluyó Soto.
Existen algunos economistas que piensan que el déficit es sostenible, pero otros creen que hay que aprobar una reforma completa, mientras los bandos discuten, el déficit continúa su escalada.

Carolina Acuña
[email protected]