Decepción, enfado y vergüenza
Enviar

Decepción, enfado y vergüenza

Un Pérez, con nueve hombres, sonroja a Saprissa

201401122324520.a2.jpg
Los jugadores de Pérez Zeledón celebran con Brunet Hay el tanto de penal que les dio la victoria.www.imagenesencostarica.com/La República

La 'Cueva' abrió las puertas para comenzar una temporada más. El Ricardo Saprissa no estaba lleno. Tampoco se sentía muy seguro, debe ser por el peso de tantas decepciones.

201401122324520.a22.jpg
Una alineación enredada de Rónald González, sin un delantero nato, la tarea correspondía a Vega y Colindres. En el medio surgían los tocadores, Russell, Golobio y Angulo, quien era el que más aparecía.

Sin embargo, Pérez Zeledón ya conoce muy bien esto de aguar fiestas, aguantó bien colocado atrás, Alvarado manejaba el mediocampo esperando dar un pase para algún contragolpe. Se dio. Salida rápida de Jeikel Venegas que dejó atrás una pésima barrida muy fuera de su zona del debutante defensor Sergio Córdoba, envió a Brunet Hay y el panameño pasó a Fabricio Ronchetti que solo ante Donny no falló.
Fantasmas aparecieron en ese minuto 16, pero muy pronto Michael Umaña los apartó. Se levantó por lo alto y cazó un tiro de esquina de Vega para empatar.
El juego se volvió lento, trabado y solo un tiro de Angulo desde lejos generó emoción antes del descanso.
El segundo tiempo arrancó con la misma incertidumbre morada, que por un momento trató de correrse hacia el lado 'Guerrero' cuando Fabián Garita dio patada karateka a Guzmán y se fue expulsado.
Se movió el banquillo tibaseño. Dos delanteros, primero Josué Martínez y luego Ariel Rodríguez. Méndez respondió sacando a Ronchetti e ingresó a Luis Steward Pérez para meter velocidad.
Ahora, Allan Miranda expulsado por falta a Martínez.
Saprissa más dueño del balón, pero con una posesión predecible.
Hasta que Pérez se robó un balón suelto ante la indecisión de Madrigal y Barquero y se fue solo ante Donny. Madrigal lo jala y el árbitro pitó penal. Expulsan a Juan Diego. Hay concreta. Minuto 80'.
Silencio que se transformó en desesperación y enfado en el público. Saprissa ya no creaba, era poco lúcido.
Y la frustración la descargó la afición contra el técnico y terminó cantando “¡Fuera Rónald!” a todo pulmón.

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR


Ver comentarios