Enviar
Decae ambiente para negocios en Latinoamérica


Río de Janeiro
EFE

El ambiente económico en América Latina, afectado por la crisis en Estados Unidos, cayó en enero pasado a su peor nivel desde julio de 2005, según el índice medido conjuntamente por el Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad de Múnich (Ifo) y la Fundación Getulio Vargas (FGV) de Brasil.
El llamado Índice de Clima Económico (ICE), que los dos centros de estudios económicos calculan desde enero de 1998, cayó a 5,2 puntos en enero pasado, el mismo nivel de julio de 2005, según el estudio divulgado ayer por la Fundación Getulio Vargas en Río de Janeiro.
Se trata del nivel más bajo de ese índice en dos años y medio, lo que refleja una reducción de la confianza en la economía en la región en comparación con los 5,6 puntos medidos en octubre del año pasado y los 5,9 puntos de julio de 2007, cuando obtuvo su máxima puntuación en tres años.
Ese retroceso, según el estudio Sondeo Económico de Lati
noamérica, fue provocado principalmente por el empeoramiento del Índice de Expectativas (IE, que mide las perspectivas para el futuro de la economía en la región), que cayó de 4,7 puntos en octubre de 2007 a 4,1 puntos en enero pasado.
El Índice de Situación Actual (ISA, que mide el momento de la economía en la región) se mantuvo prácticamente estable, ya que apenas cayó de 6,4 puntos en octubre a 6,1 puntos en enero.
Según el estudio, la tendencia de empeoramiento de las expectativas futuras para la economía en América Latina ya había sido observada en octubre pasado, cuando entonces era evidente la crisis de las hipotecas en Estados Unidos.
“La crisis desencadenada por el mercado de crédito inmobiliario en los Estados Unidos ha provocado un intenso debate sobre sus posibles efectos en la economía mundial. Los resultados del estudio sugieren dos observaciones para América Latina: la situación actual permanece
relativamente inmune a los efectos de la crisis pero las expectativas futuras empeoraron”, según el estudio.
“En consecuencia no puede ser descartada la hipótesis de contagio de la crisis, aunque la actual tendría un efecto relativamente menor que el de otras crisis”, agrega el documento.
El índice de clima económico para América Latina llegó a caer a 3,7 puntos en enero de 1998 y a 4,5 puntos en enero de 2002, cuando la región sintió los efectos de otras crisis internacionales.
Por países, el Índice de Clima Económico sólo mejoró en dos de los doce estudiados: pasó de 4,3 puntos en octubre de 2007 a 5,0 puntos en enero de 2008 en Argentina y de 5,0 a 6,4 puntos en Paraguay.
El índice prácticamente no varió para Brasil (de 6,5 a 6,4 puntos), Costa Rica (estable en 7,0 puntos) y Perú (de 7,3 a 7,4 puntos) en el período.
El indicador continuó su trayectoria de deterioro en Ecuador (cayó de 4,3 a 3,2 puntos entre octubre y enero), México (bajó de 5,0 a 4,5 puntos), Venezuela (de 5,3 a 4,1 puntos) y Chile (de 6,6 a 5,3 puntos).
Pese a que la situación también empeoró, el indicador cayó en menor medida en Uruguay (de 8,4 a 7,7 puntos) y en Colombia (de 6,2 a 5,5 puntos).
En la clasificación por países, Uruguay (7,7 puntos), Perú (7,4) y Costa Rica (7,0) mantuvieron respectivamente los tres primeros lugares en la lista de países con mejor ambiente económico y Brasil (6,4) ascendió del cuarto a quinto lugar, del que desplazó a Chile (5,3).
La principal alteración fue el ascenso de Paraguay (6,4) del undécimo al séptimo lugar.
Ecuador (3,2) y Venezuela (4,1) permanecieron como los dos peores.


Ver comentarios