Debut soñado de Paolini
Luca Paolini ha participado en tres Tours de Francia, pero por primera vez forma parte del Giro de Italia donde ya viste de rosa.LUK BENIES-AFP/La República
Enviar

Debut soñado de Paolini

A sus 36 años, el ciclista italiano gana su primera etapa en el Giro

Italiano de 36 años, pero increíblemente por primera vez después de 14 años como profesional participa en el Giro de Italia. Vestirse de rosa fue la mejor manera que encontró Luca Paolini (Katusha) para celebrarlo.

201305062336390.a44.jpg
La tercera etapa de la Vuelta italiana, 222 kilómetros entre Sorrento y Marina di Ascea, reparó otra sorpresa, a Paolini. No era el esperado, pero la “maglia” rosada sigue pasando de manos, tres jornadas tres líderes diferentes.
Novato en el Giro, pero experto en su oficio, el ciclista de Milán supo encontrar su momento (a 6 km de la meta), en un final de etapa muy agitado, para vencer.
Un puerto de tercera categoría Sella di Catona, a 27 km de meta sirvió para la primera escaramuza entre los favoritos.
Mientras Sky con su figura Bradley Wiggins buscaba mantener el Giro bajo control, sus principales amenazas respondieron.
El primero en atacar fue el italiano Vincenzo Nibali con un compañero y con ellos abrieron hueco otros seis corredores, entre ellos Wiggins y Ryder Hesjedal, campeón defensor.
Después contratacó el canadiense Hesjedal y empezó a incrementar el ritmo progresivamente hasta quedarse solo. Ninguno de los favoritos salió en su busca, tal vez sorprendidos por un ataque tan tempranero y en un puerto aparentemente suave. Sin embargo, la apuesta de Hesjedal solo duró unos metros.
Todavía con el impacto de la escapada de Hesjedal venía un largo y peligroso descenso de cierre. Un acelerón de Valerio Agnoli, supuestamente para lanzar a su compañero Nibali en la bajada, lo aprovechó el campeón de la pasada edición para volver a la carga. Esta vez el canadiense consiguió abrir más hueco, con Agnoli y Paolini pegados a su rueda.
No reaccionaba Sky a la maniobra de Hesjedal, pero sí lo hizo Nibali, que apagó las esperanzas del joven canadiense. Mientras algunos se fueron al suelo, entre ellos Michele Scarponi que entregó 46 segundos en meta.
En plena vorágine Paolini decidió jugarse el todo por el todo en una maniobra valiente que ya le iba a conducir a la victoria. El italiano abrió una brecha de 15 segundos sobre los perseguidores, donde ya estaban todos los favoritos y pedaleó y pedaleó hacia la que sería su gloria. Para Paolini nunca es tarde...

Dinia Vargas y EFE
[email protected]


Ver comentarios