Enviar
Debate tributario desata “cacerolazos” en Argentina*

Buenos Aires
EFE

Vecinos de Buenos Aires organizaron “cacerolazos” en contra del proyecto gubernamental sobre impuestos a las exportaciones de granos que debatía anoche el Senado argentino y que es rechazado por el sector rural.
Las manifestaciones tuvieron lugar en los barrios donde residen las clases media y alta, cuyos habitantes hicieron sonar cacerolas y demás utensilios de cocina acompañados por las bocinas de los automóviles.
En algunas esquinas del barrio de Palermo, donde ruralistas procedentes de diferentes provincias del país siguen el debate del Senado desde una pantalla gigante instalada en un parque, grupos de personas interrumpieron el tráfico de vehículos.
Mientras, los senadores prosiguen con la discusión centrada en la iniciativa sobre un esquema tributario, que desde hace más de cuatro meses es objeto de un duro pulso entre el Ejecutivo y las organizaciones agropecuarias.
Por su parte, manifestantes afines al Gobierno siguen el debate del Senado apostados frente al Congreso, donde se espera la llegada del ex presidente Néstor Kirchner, líder del gobernante Partido Justicialista (peronista).
Según versiones difundidas por medios locales, el oficialismo, que tiene mayoría en la cámara alta, ya contaría, tras más de diez horas de debate, con los votos necesarios para aprobar el proyecto impulsado por el Gobierno luego de que un senador que no había adelantado su postura reveló que dará su respaldo a esa iniciativa.
Sin embargo, dirigentes del campo y de la oposición confían en conseguir el rechazo al texto enviado al Parlamento en junio pasado por la presidenta argentina, Cristina Fernández, quien sigue el debate de los legisladores desde su despacho en la Casa de Gobierno, informaron fuentes oficiales.
El Senado argentino, de 72 miembros, está dominado por el peronismo, que necesita 37 votos, la mitad más uno, para convertir en ley la iniciativa impulsada por la mandataria.

Ver comentarios