Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



NACIONALES


DEBATE: ¿Si gobernara Costa Rica hoy?

Redacción La República [email protected] | Miércoles 04 marzo, 2009



DEBATE: ¿Si gobernara Costa Rica hoy?

Carlos J. Mora
[email protected]




Johnny Araya

Ingeniero Agrónomo Precandidato PLN

Equidad


Capitalizar al Banco Central, para disminuir sus pérdidas y contrarrestar la inflación




Debemos impulsar el diálogo con los sectores sociales a fin de distribuir equitativamente los costos sociales de la crisis.
Hay que negociar con la banca y con el Banco Central de Costa Rica, para que exista un alineamiento, que compatibilice las políticas monetarias y fiscales. El propósito será flexibilizar el encaje mínimo legal, disminuir la tasa de interés de política monetaria y facilitar el redescuento para que la banca reduzca las tasas de interés.
Capitalizar al Banco Central, para disminuir sus pérdidas, contrarrestar la inflación y proteger las reservas monetarias internacionales.
Tenemos que apoyar la banca estatal para ponerla en condiciones de dar créditos al sector privado, para promover el crecimiento y el empleo, sobre todo a las pequeñas y medianas empresas.
De igual manera, hay que promover la producción de alimentos para reforzar la dinámica del mercado interno y mejorar la recaudación fiscal.
Debemos aumentar la deuda interna para financiar la inversión pública y apoyar a las municipalidades que tengan proyectos listos para ejecutarse.
Negociar con la Asamblea Legislativa el pronto trámite de los empréstitos necesarios para completar el ahorro nacional.
Invertir en educación, para prevenir el desempleo y propiciar la movilidad social. Fortalecer la educación superior y la técnica, y áreas como el inglés y las tecnologías. Garantizar a los estudiantes dos comidas diarias, para la atención a las poblaciones vulnerables.
Mejorar la infraestructura de centros educativos y de salud.
Prevenir un aumento de la pobreza, mediante un incremento en los ingresos reales del 10% de la población con menos recursos.
Disminuir los gastos superfluos e impulsar una política, con una visión social, de mayor inversión pública, especialmente en infraestructura y en vivienda, dada la capacidad de generación de empleo que tiene la construcción. Las obras renovarían la competitividad del país, (carreteras, ferrocarriles, puertos y aeropuertos) y permitirían la integración a los mercados internacionales.
Aumentar inversión en energías renovables.






Fernando Berrocal

Abogado y periodista Precandidato del PLN

Proactivos


El país tiene que regresar al modelo viable de seguridad alimentaria básica




Mi posición es que la respuesta a la crisis debe ser proactiva y que, sin dejar de profundizar en el modelo de desarrollo por el que optamos en Costa Rica y que hemos ido construyendo gradualmente desde hace 20 años, se debe proceder con firmeza a las rectificaciones que corresponden para evitar el desempleo y la contracción de la economía nacional. Esto supone mucha determinación en el Gobierno de la República.
Considero, a modo de ejemplo, que se deben impulsar rectificaciones profundas en el sector agropecuario. Si algo ha puesto de manifiesto la actual crisis internacional, es que no es más cierta aquella premisa que se adoptó en el primer gobierno del presidente Oscar Arias de que era más barato importar los alimentos que nos comemos que producirlos nacionalmente.
El país tiene que regresar a un modelo viable de seguridad alimentaria básica y reconstruir la institucionalidad en este sector, fortaleciendo al MAG y transformando al IDA en un Instituto de Desarrollo Rural, a la vez que se adecuan las políticas crediticias a los tiempos de la cosecha y se regulan áreas dejadas, simplemente, de la mano del mercado y de algunos intereses que son los que provocan distorsiones y encarecimientos en la producción y el mercadeo de los productos agrícolas. También es esencial fortalecer y liberar las Ferias del Agricultor de las que dependen más de 18 mil familias en la base de nuestra sociedad.
El mejor antídoto para la crisis es un gobierno de varilla y cemento que estimule la producción y genere empleo bien remunerado. A este respecto, se debe profundizar en el empeño de reconstruir nuestra red nacional de carreteras y resolver el déficit de infraestructura de puertos y aeropuertos. Da gusto, después de muchos años de inacción, ver lo que se está haciendo en las autopistas y en los caminos de penetración. Lo que falta es acabar nacionalmente las obras en el aeropuerto internacional Juan Santamaría y concretar, efectivamente, los planes de modernización portuaria y concesión de los puertos en el Atlántico, como una prioridad nacional en los meses que le faltan a la actual administración.






Laura Chinchilla

Politóloga Precandidata PLN

Acuerdos


Las pymes respirarían si las cargas sociales fueran asumidas por el Estado




La respuesta ante el problema que enfrenta Costa Rica debe organizarse alrededor de tres ejes principales:
El primero es el fortalecimiento de las redes de protección social, que permitan mitigar el impacto de la crisis sobre la población costarricense de mayor vulnerabilidad.
Es necesario promover el estímulo a la actividad económica privada, que permita minimizar el impacto de la crisis en todo lo relacionado con aspectos de empleo y producción.
El realineamiento de la política macroeconómica, cuya prioridad de corto plazo deben ser el crecimiento y la creación de empleo.
Si en los próximos meses el desempleo creciera muy rápidamente, a las medidas ya anunciadas en el área social, probablemente sería de gran necesidad añadir programas de creación de empleos temporales.
Eventualmente también debería pensarse en algún tipo de protección o subsidio a las personas que pierdan su trabajo.
El flujo de caja de las empresas se podría ver aliviado si los pagos parciales del impuesto sobre la renta se calcularan con base en las utilidades proyectadas en vez de las históricas.
Las pequeñas y medianas empresas tendrían un importante alivio adicional si una parte de las cargas sociales que deben pagar fueran asumidas de una manera temporal por el Estado costarricense.
Además, deberíamos ser capaces de ponernos de acuerdo en un conjunto de medidas temporales que permitan acelerar de manera radical la ejecución de los proyectos de obra pública de modo que el estímulo económico resultante de esa inversión sea sentido por la población costarricense dentro de muy pocos meses, y no hasta dentro de varios años.
Finalmente, todos los involucrados en el mejoramiento del país tenemos la obligación de construir acuerdos y de propiciar juntos las medidas que se requieren para sacar adelante al país.
Este que atravesamos, resulta un momento oportuno para fortalecer las bases de un modelo de desarrollo dinámico y solidario.
Hoy más que nunca, es tiempo de caminar juntos.