Enviar
Debate por dolarización se enciende

Aunque es un hecho que muchas de las transacciones nacionales ya se hacen en dólares, expertos difieren sobre la conveniencia de sepultar el colón

Israel Aragón
[email protected]

La dependencia comercial que tiene la economía de Costa Rica de la de Estados Unidos y la alta inflación que enfrenta el país hacen resurgir el debate sobre la conveniencia de dolarizar la economía.
La inflación interanual a setiembre era del 15,77%, a pesar de que las perspectivas del Banco Central pronosticaban cifras muy distintas.
“Si los precios del petróleo afectan a todos los países por igual, por qué Costa Rica es uno de los cuatro de toda Latinoamérica con una inflación superior al 15%. Si los precios de bienes internos han subido mucho más que en otros países quiere decir que las razones de la inflación son locales”, dijo Marc Miles, ex director del Centro de Comercio Internacional y Economía de la Fundación Heritage.
La principal causa de la inflación, además de un crecimiento más acelerado de la demanda en comparación con la oferta en la economía local, sería la expansión de la oferta monetaria en el país, consideró José Joaquín Fernández, economista y presidente del Instituto Libertad.
“Si la inflación sube cuando los precios del petróleo crecen, sería de esperar que bajara cuando los precios del crudo bajan, ¿por qué no sucede así? En el país la alta inflación es provocada por el Banco Central y su política de financiamiento a través de la expansión monetaria”, dijo Fernández.
Los tres países latinoamericanos que dolarizaron su economía lograron bajar sus niveles de inflación hasta llegar casi a equipararla con la estadounidense.
En 2002, un año después desde que El Salvador dolarizó su economía, su inflación bajó a un 1%, desde casi el 6% registrado en el año anterior.
“El costo anual de la dolarización fue del 0,2% del producto interno bruto, ínfimo si se comparaba con que logramos la estabilidad monetaria y financiera y de los precios”, dijo Rafael Barraza, ex presidente del Banco Central de Reserva de El Salvador.
Ecuador, otro país latinoamericano que decidió asumir la moneda norteamericana, presentaba una inflación en 1999 del 60%, en 2001 del 22% y en 2007 ya era del 2,2%.
“Ningún régimen cambiario puede por si solo, garantizar el crecimiento económico, pero puede ayudar”, dijo Carlos Emmanuel, ex gerente general del Banco Central de Ecuador.
Sin embargo, no todos consideran que dolarizar la economía sea positivo. “No es conveniente. El ciclo económico de Costa Rica es diferente al de Estados Unidos, por tanto no podemos depender de una política monetaria que persigue un objetivo diferente. Nuestra principal preocupación es la inflación y el estadounidense es la recesión, y la receta para ambos problemas es contraria”, dijo William Calvo, subsecretario de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Monetario Centroamericano.
Además “los países que se han dolarizado crecen a tasas mucho más bajas que los que no lo han hecho”, afirmó Calvo.
La dolarización tampoco exonera de tener problemas inflacionarios. Actualmente la inflación de El Salvador, por ejemplo, supera el 8%. En el caso de Panamá, “la economía fue afectada por la política de bajas tasas de interés que utilizó Estados Unidos por más de una década”, dijo Olmedó Miró, director de la Fundación Libertad de Panamá.
Por otro lado, aunque las condiciones actuales de bajo déficit fiscal y solidez del sector financiero son adecuadas para dolarizar, el elevado déficit en cuenta corriente con la restricción actual a nivel mundial de los flujos de capital pondrían a Costa Rica en un problema de financiamiento si se dolariza.


Ver comentarios