Enviar
DEBATE: Encaje mínimo legal

Ernesto José Villalobos
[email protected]


Francisco de Paula Gutiérrez
Presidente del Banco Central

La cabeza del sistema financiero nacional mantiene como premisa garantizar la estabilidad monetaria del país, antes de inyectar liquidez al mercado.

Por la estabilidad

No es correcto plantear el tema del encaje como uno de “colaboración” del Banco Central para enfrentar la crisis


Como señalamos en la presentación del Programa Macroeconómico 2009-2010 del Banco Central, el jueves 22 de enero, no vemos en estos momentos espacios de acción para una política monetaria expansiva, dada la situación del desequilibrio externo y de la tasa de inflación.
Los espacios de acción se encuentran, como bien lo señaló el Presidente en su mensaje de hace algunos días en el campo fiscal, sobre todo el que se financia con recursos externos.
Me parece que no es correcto plantear el tema del encaje como uno de “colaboración” del Banco Central para enfrentar la crisis, como si las acciones que se adopten no tuvieran consecuencias sobre el comportamiento de la economía.
Precisamente por ser tiempos difíciles se requieren políticas que nos garanticen la estabilidad.
Si el encaje se redujera, el Banco Central tendría que buscar otros mecanismos adicionales para restringir la liquidez general.
Es claro que las instituciones financieras preferirían un encaje bajo, pues tiene un costo para ellas dado que son recursos que trasladan al Banco Central con un rendimiento de cero.
A pesar de las presiones, en este momento no veo ninguna viabilidad a utilizar medidas alternativas, semejantes a la disminución del encaje.
Desde el punto de vista del Banco Central, lo que más nos interesa actualmente es mantener la estabilidad financiera interna y externa de la economía nacional.
Como parte de ello, buscamos que existan facilidades de liquidez disponibles para el sistema financiero nacional, tanto en moneda nacional como extranjera, para que pueda enfrentar eventuales circunstancias desfavorables.
En ese sentido, desde noviembre pusimos facilidades de liquidez en colones y estamos firmando un préstamo de $500 millones con el Banco Interamericano de Desarrollo para poder extender financiamiento en moneda extranjera a los bancos.
Esto tiene el propósito de que puedan mantener su financiamiento a actividades productivas ligadas, directa o indirectamente, a las exportaciones nacionales.



Luis Carlos Delgado
Presidente del Banco de Costa Rica

Durante décadas se ha satanizado la disminución del encaje mínimo, descartando que pueda convertirse en una herramienta para dinamizar la producción.


Más inversión

No se vale sacrificar a las futuras generaciones por mantener el statu quo y eso es lo que se está haciendo

El tema del encaje está intrínsecamente ligado al de la disponibilidad de inversión.
Ningún costarricense puede estar opuesto a que la inversión sea positiva. Todos los instrumentos que faciliten la inversión deben activarse, para bien del país.
Hay quienes dicen que bajar el encaje solo acrecentará de manera peligrosa la cantidad de circulante que haya en la calle, pero producto de nueva inversión bien podrían mitigarse los efectos negativos… la gente se ha ido acostumbrando a que le hablen de la demanda agregada, pero hay que considerar la oferta agregada, que esto produciría.
Nos hemos acostumbrado a hablar negativamente de la demanda agregada que generaría una mayor cantidad de dinero para gastar y endeudarse, pero hay que valorar que esto además traería una oferta agregada de capital, para producir.
Más dinero reactivaría la economía. ¿Que si podría haber desfases? Pues sí que podría haberlos, pero nada es perfecto o exacto… No se vale sacrificar a las futuras generaciones por mantener el statu quo, y eso es lo que se está haciendo al endeudarse para enfrentar la crisis.
Podríamos hablar de deuda subordinada. Algo así podría mitigar los efectos de no disminuir el encaje; es una alternativa aceptada internacionalmente y que calza dentro de lo que los costarricenses estaríamos en condición de permitir para capitalizar a los bancos estatales.
También habría que analizar la revaloración de títulos que estén en manos de la banca estatal. Hay una buena oportunidad de aumentar la disponibilidad de capital, si no se castiga tan duramente la posesión de deuda interna.
Aunque en el Plan Escudo se incluyeron herramientas semejantes a una baja del encaje mínimo, en el efecto que se busca que produzcan, estas son endeudamiento y por ende conllevan un precio; la baja del encaje no tiene precio inmediato, y casi no lo tendría.
El tema de la inversión es lo más actual que pueda haber; ahí puede estar la respuesta a muchas de las carencias de nuestra sociedad. Un manejo más hábil de los recursos públicos, podría traducirse en más aulas y mejores calles.
Ver comentarios