De vuelta al olimpo
Enviar
De vuelta al olimpo
Merengues firmaron en San Mamés su primera temporada sobre el Barça de Guardiola

El Real Madrid cumplió con el trámite en el San Mamés, donde dio rienda suelta a su hambre de gloria y le pasó por encima a un Bilbao que, en su propia Catedral, fue incapaz de interponerse a la ascensión al trono de los merengues y a la firma de un acta de defunción, que el propio Madrid le redactó al Barcelona, hace pocas semanas en el Camp Nou.
La victoria ante Bilbao 3-0, y con ella el título, le devuelve además las credenciales de técnico ganador a un Jose Mourinho, que arribó al Real en mayo de 2010 con el éxito en sus bolsillos, pero se encontró con un Barcelona histórico al que hasta el momento solo le había arrebatado una Copa del Rey. Ahora “Mou” pasa a la historia como el técnico que ha ganado cuatro ligas diferentes en Europa: Portugal, Inglaterra, Italia y España.

Su celebración fue particular, sacó y mostró los siete dedos, cualquiera puede hacerlo, pero muy pocos pueden decir que fueron campeones dos veces con el Oporto, dos “Premier” con el Chelsea, dos “Scudettos” con el Inter y ahora uno con el Real Madrid.
La victoria no fue difícil; un Bilbao lejano al de otras jornadas se le metió al tren y terminó arrollado, y aunque Cristiano falló un penal con el 0-0, Gonzalo Higuaín y Mesut Ozil se encargaron de poner el marcador de la tranquilidad en los primeros 20 minutos, y luego Ronaldo selló el título en la segunda mitad.
Solo deja pendiente el Madrid, el Pichichi que busca Cristiano Ronaldo, que ayer quedó a dos goles de Lionel Messi, el único que podría arrebatárselo en un año explosivo en la red para esas dos máquinas de anotar.
El Real gana así su trigésimo segundo título en la Liga de las Estrellas y aventaja en 11 al Barcelona, pero sobre todo le devuelve la sonrisa a millones de aficionados en España y el resto del planeta, porque hoy ya no mandan los culés, mandan los madridistas.

Luis Rojas
[email protected]

Ver comentarios