Enviar
Tenis
De Sabatini a Nadal

Australia ilusiona a españoles, los ches ya vivieron el drama

Gaetano Pandolfo
[email protected]

El lunes 14 de enero se inicia el Abierto de Australia, primer Grand Slam de la temporada.
El suizo Roger Federer, número uno del tenis mundial, se siente fresco como una lechuga y motivado al máximo para iniciar la temporada, en la que tiene como metas ganar la medalla de oro olímpica en Pekín, Wimbledon y el único grande que le es esquivo, Roland Garros.
Australia no le es prioritario y quizá por eso, los fanáticos españoles al tenis, que idolatran desde luego a Rafael Nadal, confían en que este brillante segundón —es dos del mundo desde hace tres años— aproveche el primer grande del año para escalar al número uno del escalafón mundial.
Para que esto suceda, Nadal está obligado a llegar a la final del torneo, no importa que la pierda, y Federer caer en la segunda ronda. Menuda tarea para la motivación de los ibéricos, fieles seguidores de su armada.
Si el suizo gana Australia, se queda solo a un título de igualar el récord de 14 torneos Grand Slam del inolvidable Pete Sampras.
Esta obsesión de los españoles para que Nadal supere a Federer es idéntica a la que padecieron los seguidores del tenis argentino a finales de la década de los 80, cuando emergieron en el firmamento del tenis femenino Steffi Graf y Gabriela Sabatini.
La alemana, nacida en 1969 y quien debutó en el tenis profesional en 1982, fue infinitamente superior a la hermosa Gabriela, quien nació un año después y con solo 15 años, en 1985 llegó a la semifinal de Roland Garros.
Por esa época terminaba el reinado compartido de dos grandes del tenis femenino, Chris Evert y Martina Navratilova, que de verdad se dieron y duro pero las dos fueron inmensas.
Los fanáticos de Gaby pensaron que ella y Graf reeditarían los cerrados duelos de Chris y Martina, pero no fue así. Fue hasta 1990 que se dio la rivalidad, en los Olímpicos de Seúl, Graf ganó el oro y Sabatini la plata, dos años después la argentina ganó el U.S. Open y ahí se estancó. Fue su único título grande; en cambio, Graf ganó 22.
Gabriela en su carrera ganó 27 títulos oficiales, Steffi 107 y todavía miles de argentinos consideran que su tenista símbolo, se codeó taco a taco con Graf, pero no es verdad y la estadística es demoledora.
Hoy, a pocos días de que arranque Australia, los españoles se frotan las manos con la idea de que Nadal sobrepase a Federer; rezan para que se dé el milagro y el suizo no llegue a la tercera ronda, pero ya la losa del reciente pasado condena al tricampeón de Roland Garros, al excelente tenista de Macori, a ser el número dos del planeta y no el uno que le está reservado al ciclón de Basilea.
Los números no mienten: 13 coronas grandes para Roger, tres para Nadal y más de 30 títulos oficiales del suizo, sobre el español.


Ver comentarios