Enviar
Autoritarismo, miedo al cambio son actitudes de sus miembros
¿De dónde salió el Tea Party?

Movimiento político conservador se fortalece desde 2009 en Estados Unidos

El Tea Party ha sido descrito como una rebelión del ala más conservadora o incluso un grupo racista contra el presidente estadounidense Barack Obama, entre otros calificativos.
Autoritarismo, libertarismo, miedo al cambio y rechazo a la inmigración así como una lealtad nostálgica a una visión de la era de la revolución de Estados Unidos son posiciones que comparten sus miembros.
“Queremos salvar Estados Unidos, que este país vuelva a la exitosa fórmula que nos ha hecho lo que somos hoy”, dijeron los encuestados por el estudio Cultures of the Tea Party que recolectó lo que tienen en común los miembros de este movimiento, basado en dos encuestas telefónicas hechas a más de 4 mil votantes republicanos.
El movimiento en este milenio se desarrolló antes de que Barack Obama fuera investido como presidente el 20 de enero de 2009, cuando varios sitios Web frecuentados por los votantes conservadores ya estaban zumbando con conversaciones por la crisis económica mundial.
“Yo quería saber qué había pasado, cuanto más miraba, más se hizo evidente para mí que el problema era nuestro gobierno, que el gobierno se había convertido en el criminal”, dijo a The Guardian Stephanie Jasky, una asistente de abogado de Detroit, que tenía un negocio de venta de casas y se vio afectada cuando el mercado de la vivienda se derrumbó.
Alguien en la página de Internet, Ticker, sugirió publicar los rostros de los representantes electos en el Congreso en bolsas de té.
“Todos estos rescates y los paquetes de estímulo, que se estaban llevando nuestro dinero y gastándolo sin nuestro permiso. Impuestos sin representación. Pensamos, ¿no son cosas que suceden en las guerras de Revolución? ¡Hola! ¿Alguien se acuerda del rey Jorge?”, escribió Jasky, quien participó en la inicitiva.
La protesta hacía referencia al motín del Té de Boston, una de las piezas más efectivas del teatro político jamás realizado, y que fue un paso decisivo para que Estados Unidos lograse su independencia hace más de 200 años.
Se trató de un boicot a las políticas fiscales británicas del rey Jorge III de Inglaterra en 1773, que gravaba la importación de productos para beneficiar a la Compañía Británica de las Indias Orientales.
Cerca de entre 50 y 130 miembros de la organización política Los Hijos de la Libertad, algunos vestidos no muy convincentemente como los indios mohicanos, abordaron tres barcos británicos y lanzaron unas 45 toneladas de té en las aguas del Puerto de Boston.
“Hay una dignidad, una majestuosidad, una sublimidad, en este último esfuerzo de los patriotas que admiro mucho”, escribió sobre el motín John Adams, quien se convirtiera años después en el segundo presidente de Estados Unidos. Adams es considerado como uno de los padres fundadores del país norteamericano.
Pero si la práctica de recordar el motín del Té de Boston para protestar contra los estímulos fue la gestación del Tea Party, su alumbramiento llegó con los gritos del reportero de CNBC Rick Santelli. El periodista hizo un famoso berrinche en el que llamaba a revueltas contra el presidente Obama, el 19 de febrero de 2009, en la Bolsa de Chicago, ante traders que tenían bolsas de té pegadas a la pantalla de sus computadoras.
“Estamos pensando en tener una fiesta de té de Chicago en julio, estoy pensando en organizarla”, fueron palabras ovacionadas a sus espaldas por los comerciantes Chicago. Diez días después, el mitin del Tea Party se celebró en Washington, Chicago y otras ciudades en los EE.UU. El fenómeno de la excandidata a la vicepresidencia Sarah Palin estalló paralelamente.

Consultó a The Guardian, Bloomberg News y Tea Party.org
Silvia Pardo
[email protected]

Ver comentarios