Enviar
De clásico solo el nombre
Alajuelense no pudo sostener la victoria con un hombre más

En un clásico tan frío como el campeonato, Alajuelense empató anoche con el Saprissa 1-1, producto de su inoperancia para manejar un partido en el que tuvo un hombre más, desde el minuto 63’ y cuando ganaba 1-0.
Los de Oscar Ramírez especularon más que jugar y por la vía del la “Saprihora” recibieron el castigo por su actitud conformista, ante un Saprissa que nunca tiró la toalla.
El partido fue malo y ambos equipos demostraron que todavía hay mucho herrumbre en sus armarios.
El juego empezó mejengueado; ninguno de los dos equipos tomó la batuta y el encuentro se llenó de pelotazos, porque el balón no pasaba por el centro, los tocadores eran los grandes ausentes.
Los dos laterales derechos, Heiner Mora en el Saprissa y Kevin Sancho en Alajuelense intentaron abrir trillo por sus carriles, pero sin nada de éxito.
Después del minuto 20, Saprissa tomó la iniciativa. Fue tras un saque de esquina del “Paté”, al 22’, que Douglas Sequeira se encontró el balón por la línea de entrada al área y remató entre un bosque de jugadores, pero Patrick Pemberton, atento en el fondo, desvió; empezaba el clásico.
Saprissa tomó las riendas del juego. Error de Porfirio López y Josué Martínez hace temblar el vertical derecho de Pemberton y poco más tarde el mismo jugador saprissista pasa por el frente de la defensa rojinegra y suelta el gatillo; Pemberton vuela, salva y los rojinegros respiran.
Y llegó el minuto 35. La ofensiva de la Liga hasta entonces era igual a cero; David Guzmán en el Saprissa se había ido lesionado y José Mena jugaba con miedo por una amarilla que pesaba sobre sus hombros. Jonathan McDonald le hace un giro a Mena, se enfila a marco y desde fuera del área suelta el gatillo; ¡recáspita!, Donny está adelantado, el remate es bueno y la pelota a la red. Suficiente para que los rojinegros salieran victoriosos en la primera mitad.
En la complementaria los laterales buscaron tener más protagonismo, con un Saprissa poniendo el gasto y un Alajuelense cauteloso tratando de sostener y esperar acontecimientos. A la Liga le faltaba hambre de partido, actitud para ir a sellar una victoria que parecía al alcance.
En Saprissa jugadores como Scott y Russell no se asomaban al partido. Guimaraes llama a Alonso Solís, Ramírez responde con Salvatierra y Guevara, y Sancho pasa a colaborar al medio.
Al 63’, el error. Walter Centeno pasa de víctima a victimario y golpea a Sarvas, roja y a las duchas y al Saprissa se le complica más el panorama.
No obstante, Alajuelense no aprovechó; no fue a rematar a su rival, y le dio alas hacia el final con acciones de bola muerta, la última un tiro libre desde la atacante derecha por Russell, que pasa por toda la defensa rojinegra, Porfirio se la brinca y Mena mete el pie y empata el juego; justo, de acuerdo a lo que hicieron los equipos en la cancha.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios