Logo La República

Martes, 20 de agosto de 2019



FORO DE LECTORES


De Heredia a Roma

| Sábado 27 junio, 2009


De Heredia a Roma

Un hecho de gran significado cultural y artístico es la exposición de obras del escultor Jorge Jiménez Deredia en Roma, que acaba de inaugurarse en importantes lugares históricos como el Coliseo y el Foro Imperial, para exponer una decena de esculturas que se inspiran en la cultura precolombina.
Bajo el lema La Ruta de la Paz, con el patrocinio del Ministerio de Cultura italiano, el escultor Jorge Jiménez Deredia, inauguró el lunes 22 de junio una exposición ambiciosa, que involucra a los mayores monumentos de la Ciudad Eterna, como la Vía Sagrada en el antiguo Foro Romano, así como plazas, museos y patios del Renacimiento.
Es de resaltar lo que indicó el alcalde de la ciudad, Gianni Alemanno, al inaugurar la muestra. "Roma es la ciudad ideal para combinar arqueología con arte contemporáneo. En todas las épocas ha sido la capital de la creación cultural. La exposición considera enormes esculturas externas, de sugestivas formas ovaladas y femeninas, algunas realizadas en un inmaculado mármol blanco de Carrara y otras en bronce. Deredia explicó que la búsqueda de una paz interior, de la espiritualidad a través de la mágica esfera, desde su génesis perfecta hasta su transformación en ser humano, abriéndose y alargándose, todo ello representado en mármol o granito, resultan “una mirada a la cultura precolombina” y un trabajo de “decodificación” de su humanismo. ”Me impresionaron de niño las esferas milenarias realizadas por los indígenas borucas de mi país y parto de allí”, confiesa Deredia, quien dilucida los aspectos más espirituales de su obra, su sentido religioso, o mejor su “religio”, es decir los valores simbólicos de la sociedad, como subraya. “He trabajado diez años para esto”, sostiene el escultor costarricense, que aceptó el desafío de ser el primer artista al que le autorizan exponer en el corazón de la Roma imperial.
Deredia es el creador también de la estatua de San Marcelino de Champagnat, la cual está expuesta en la basílica de San Pedro en el Vaticano, la primera obra de un artista no europeo instalada en el templo de la cristiandad, al lado de artistas de la talla de Miguel Angel y Bernini.
En Costa Rica se expone una obra suya, en la Catedral, en la cuidad de San José, de gran sentido espiritual dedicada al gran humanista Juan Pablo II. Es de resaltar la obra realizada por el escultor Jorge Jiménez Deredia, que pone muy en alto el nombre de Costa Rica. Se debe reconocer y darle el valor artístico y cultual que se merece.

Bernal Monge Pacheco
Consultor Externo