Davos ignora escepticismo de Trump y apuesta al cambio climático
Para los dirigentes de empresas del mundo es un asunto de miles de millones de dólares. Bloomberg/La República
Enviar

Donald Trump con frecuencia se mofa del calentamiento global y ha prometido retirar a Estados Unidos del acuerdo suscrito en París en 2015. No obstante, pese al cambio de ambiente político en Washington, los líderes empresariales y bancarios reunidos en Davos esta semana pasarán mucho tiempo hablando sobre el cambio climático y cómo ganar dinero con él.

El Foro Económico Mundial destinará 15 sesiones de su asamblea anual de 2017 al cambio climático y nueve más a energías limpias, un récord histórico para estos temas.

Esto refleja cuánto está en juego. Para los dirigentes de empresas del mundo, no es solo una cuestión de hacer relucir sus credenciales ambientales, sino un asunto de miles de millones de dólares —quizás billones— en potenciales ganancias o pérdidas.

Las aseguradoras están comenzando a incluir más frecuentemente las sequías e inundaciones; los gigantes de la energía están amoldando sus negocios a un mundo que se aleja del petróleo y el carbón; las automotrices están haciendo inversiones en vehículos eléctricos; y los bancos quieren prestar dinero a proyectos de energías renovables.

"Lo bueno es que el acuerdo de París subió la vara para todos", dijo Ben van Beurden, titular de Royal Dutch Shell Plc, el mayor grupo petrolero de Europa. "Todos sienten la obligación de actuar".

Lograr las ambiciones planteadas en París podría requerir $13,5 billones en gasto hasta 2030, según datos de la Agencia Internacional de Energía o AIE, que muestran la escala de la oportunidad que se abre para las empresas. Solamente el año pasado, la inversión en energías limpias ascendió a $287.500 millones, según datos compilados por Bloomberg New Energy Finance.

"La escala y alcance de los flujos de inversiones en energías renovables muestran que ya no son marginales", dijo David Turk, titular de cambio climático de AIE en París y exfuncionario de clima en Estados Unidos.

Con la aparición de oportunidades de rentabilidad, los defensores tradicionales del cambio climático —Al Gore y la directora ejecutiva de Greenpeace Jennifer Morgan— se unirán a paneles de discusión con ejecutivos como el presidente de HSBC Holdings Plc, Stuart Gulliver, y Patrick Yu, presidente de Cofco Corp., la mayor empresa de alimentos en China.

Analizarán el nexo entre la lucha contra el calentamiento global y los negocios, es decir cómo detener el cambio climático y cómo obtener beneficios de él.

"El cambio climático es esencial y fundamental para muchas compañías y sus directorios", dijo Dominic Waughray, jerarca de asociaciones público-privadas en el Foro Económico Mundial. "El cambio climático es una parte central de la agenda de crecimiento".

Michael Oppenheimer, profesor de la Universidad de Princeton que hará una presentación en el encuentro, señaló que pese al advenimiento de Trump, la lucha contra el calentamiento global continuará.


Ver comentarios