Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


Datos "positivos" incrementan 88% aprobaciones de crédito

Carolina Acuña [email protected] | Lunes 28 marzo, 2011



• Sistema costarricense registra solo las deudas no pagadas y existe información desactualizada
Datos “positivos” incrementan 88% aprobaciones de crédito
• Estudio de la Corporación Financiera Internacional rescata el valor de datos positivos para predecir impagos

Cuando usted va a pedir un préstamo en alguna entidad financiera de Costa Rica, lo primero que hace el agente es revisar su calificación de deudor, proporcionada por la Superintendencia General de Entidades Financieras (SUGEF), para ver en qué categoría de riesgo se encuentra. Allí ve un historial crediticio donde se enumeran las deudas que usted no pagó, pero no así las que sí canceló.
Si se incluyeran las deudas pagadas sus posibilidades de crédito aumentarían hasta en un 88%, dado que podrían chequear qué porcentajes de sus obligaciones fue cancelado.
La inclusión de esa información “positiva” sobre deudas pagadas tiene un efecto sobre las tasas de incumplimiento de pagos, es decir, la entidad financiera puede medir mejor quién es el deudor que atiende.
Lo anterior es parte de un estudio la Corporación Financiera Internacional (IFC, siglas en inglés) del grupo del Banco Mundial, donde se compararon sistemas crediticios de todo el mundo.
Además de aumentar la posibilidad de créditos aprobados, el incluir la información “positiva” junto a la “negativa” (deudas impagas) reduce también las tasas de incumplimiento de los deudores en un 41% para bancos grandes y hasta en 79% en bancos pequeños.
Pero registrar deudas positivas es una idea que suele generar recelo en las entidades, ya que es decirle a otra entidad cuál cliente de los míos es bueno.
Esta negativa a compartir información “positiva” obstaculiza a veces la competencia y no le permite a un buen consumidor que aproveche sus buenos antecedentes para obtener mejores condiciones, según detalla la guía de sistemas de información crediticias de la IFC.
En Costa Rica, a pesar de que no se registran las deudas pagadas sí se incluyen dentro de la clasificación por capacidad de pago, informaciones que pueden beneficiarle como las fuentes principales de ingresos, la experiencia en el giro del negocio y calidad de la administración, entre otras.
“Es muy importante que se hayan ido incorporando datos como, si el solicitante de crédito tiene una plaza en propiedad o trabaja interino, los años de experiencia del gerente de la empresa, etcétera, ya que esta información es positiva”, dijo Adriana Rojas, abogada de la Asociación de Consumidores Libres.
Aunque la Sugef aún no ha tomado acciones concretas para compartir su información positiva existen entidades financieras que ya trabajan este tipo de recopilaciones.
“Si los datos positivos les permiten mejorar el acceso a créditos a las personas, tenemos que migrar a sistemas de calificación más realista. Y eso beneficia también a las entidades financieras. Ya algunos bancos ranquean a nivel interno sus clientes tomando en cuenta todos los datos”, dijo Cintia Zapata defensora del consumidor.
Por eso es bueno que usted como consumidor revise sus datos, su banco los tiene disponibles y puede chequear cómo lo tienen calificado y por qué.
Asimismo tome en cuenta que además de la información de Sugef las entidades tienen acceso a empresas que venden datos. Si la información negativa que proviene de sistemas no oficiales (privados) hay probabilidades de que esté desactualizada y le genere problemas desde que le nieguen desde un crédito hasta un puesto de trabajo.
“El problema de algunas empresas privadas que venden información es de dónde viene, puede que no sea fácil actualizarla y consignen que usted aún no ha pagado el crédito en la tienda de electrodomésticos o de la tarjeta. Ese tipo de información no solo genera problema de créditos sino a nivel laboral”, explica Rojas
Por eso sería bueno antes de pedir un crédito preguntarle a su banco, cómo lo califica, le puede servir mucho.



Carolina Acuña
[email protected]