Cúrese con oxígeno
Se trata de exponer todo el cuerpo a oxígeno puro, grado médico, a presiones superiores a la ambiental, explicó Gerald Schmitz, especialidad Medicina Hiperbárica. Esteban Monge/La República
Enviar

Terapia de salud cobra fuerza

Cúrese con oxígeno

Sesiones de 45 minutos cicatrizan úlceras y curan sordera súbita


Aunque parece una nave espacial de las películas, no lo es. El equipo utilizado para esta terapia médica permite al cuerpo una absorción del 100% de oxígeno puro, lo que ayuda a la cura de varios males.
El organismo utiliza este gas para sanar diferentes tipos de enfermedades, entre ellas las úlceras, un grave peligro para pacientes diabéticos que en muchos casos lleva a la amputación de pies y piernas.

201309132327100.n33.jpg
La sesión dura en promedio 45 minutos, tiempo en que el paciente permanece acostado o sentado en una cápsula que mantiene el oxígeno en un solo espacio.
Tiene varios mecanismos de acción: por un lado aumenta la presión del oxígeno en los vasos arteriales y posteriormente en todo el cuerpo.
Con esto logra múltiples efectos en áreas que tenían poco oxígeno, suple la necesidad de este gas en el cuerpo y así permite que se den los procesos que dependen del oxígeno, como la cicatrización.
Por otro lado, la alta concentración del gas estimula algunas vías metabólicas en el cuerpo, de esta forma disminuye la inflamación y aumenta la eficiencia del sistema de defensas en el cuerpo.
Son múltiples las enfermedades que se pueden tratar con esta terapia, entre ellas, descompresión en el caso de los buzos, el embolismo aéreo, infecciones graves del tejido blando, quemaduras, úlceras de difícil cicatrización, lesiones tardías de radiación, sordera súbita, traumas deportivos, intoxicación por monóxido de carbono.
La duración de las sesiones depende de cada caso, los extremos son 45 minutos y hasta ocho horas en enfermedad de descompresión, en la mayoría de los pacientes se utiliza por hora y media, en promedio.
No hay limite de edad, la única contraindicación absoluta se da en pacientes con un pulmón colapsado, quienes están con ciertos medicamentos de quimioterapia o embarazo.
En algunas enfermedades es el único tratamiento que puede tener resultados, mientras que en otras se utiliza como coadyuvante junto con otros tratamientos.
“Reduce riesgos, por ejemplo en el paciente que recibió radioterapia en la mandíbula, el riesgo de una complicación durante un procedimiento odontológico o maxilofacial es menor si previamente se trató con la oxigenación hiperbárica”, Gerald Schmitz, especialidad Medicina Hiperbárica.
Uno de los efectos secundarios es el barotrauma, lo que puede causar daño a la membrana del tímpano.
El segundo riesgo es toxicidad por oxígeno, más frecuente en tratamientos con presiones altas y por tiempo prolongado como el que se usa por ejemplo en enfermedad de descompresión, sin embargo, los casos son poco comunes.
Esta terapia la ofrece el Hospital Clínica Bíblica y los costos dependen de cada caso, así como las sesiones necesarias.

Angie Calvo
[email protected]

Ver comentarios