Enviar
Cumbre climática encaminada al fracaso

La continuación del Protocolo de Kioto es uno de los temas que más se han discutido en los últimos días de la cumbre sobre el cambio climático en Copenhague y es precisamente el que ha causado más atrasos en el avance de otros temas.
En caso de que se decida continuar, se deben establecer nuevas metas de reducción de emisiones para lo que sería el Segundo Protocolo de Kioto, así como el nuevo periodo en el cual entraría a regir, muy posiblemente de 2012 en adelante.
Además es necesario definir si se hará uso de mecanismos para cuantificar la reducción de emisiones.
El Protocolo de Kioto es de suma importancia para los países en vías de desarrollo pues actualmente es el único documento en el que se comprometen a reducir sus emisiones.
Las dos naciones que emiten más CO2 en el mundo, Estados Unidos y China, no son parte de él. El primero nunca lo firmó y el segundo no es considerado como un país desarrollado, sino en desarrollo y por lo tanto no está comprometido a reducir sus emisiones.
“La conferencia está atascada en este punto, no sabemos si va a continuar el protocolo, por cuánto tiempo y cuánto van a recortar los países que firmaron Kioto, es decir los industrializados”, dijo Álvaro Umaña, jefe negociador de Costa Rica.
Esta situación y posiciones encontradas principalmente por los intereses económicos de cada país han atrasado el avance de decisiones vinculantes, pues de todo se ha hablado pero no se han tomado decisiones concretas.
Es por esto que el pasado fin de semana, Connie Hedegaard, la presidenta de la Cumbre sobre el Cambio Climático, convocó 40 países de los más de 150 reunidos para realizar una mesa redonda de consultas. Costa Rica fue uno de los invitados.
De la mesa redonda la posición de China en cuanto a la necesidad de establecer indicadores que permitan medir las reducciones de emisiones de los países —esta propuesta por Costa Rica— China mostró oposición.
“China dice, si yo asumo un compromiso voluntario de recortar la intensidad energética nadie tiene por qué venir a revisar lo que estoy haciendo, yo lo reporto como yo quiera”, comentó Alvaro Umaña, jefe del equipo de Costa Rica.
China no está obligada a reducir sus emisiones de carbono pues es considerada por la Convención del Cambio Climático como un país en vías de desarrollo y no desarrollado. China ha propuesto voluntariamente mejorar su eficiencia energética, sin embargo no ha establecido metas concretas de reducción de emisiones.



Vanessa Chaves
[email protected]
Ver comentarios