Enviar
Naciones se comprometen a no aplicar nuevas barreras comerciales por al menos el próximo año
Cumbre APEC cierra con defensa del libre comercio

• Líderes que participaron de la reunión consideran que proceso para superar crisis será largo

Lima
EFE

El grupo de países de APEC cerró ayer en Lima una semana de trabajo en la que presidentes, ministros y empresarios de los 21 países que forman este foro económico afirmaron que el libre comercio es su arma para atajar la crisis mundial.
Durante siete días desfilaron por Lima los presidentes de Estados Unidos, China, Rusia, Japón, México y Canadá, entre otros, así como ministros y altos funcionarios que mantuvieron numerosos encuentros bilaterales, además de las reuniones oficiales del Foro de Cooperación Económica del Asia Pacífico (APEC).
Junto a los políticos, también pasaron por Lima más de 3 mil empresarios y ejecutivos de todo el arco del Pacífico.
En la declaración final de la Cumbre de Líderes de APEC, cuyas reuniones de trabajo empezaron el sábado, los dirigentes reconocieron que la crisis financiera es el principal desafío para los países y que la creación de un Área de Libre Comercio en Asia-Pacífico sólo será posible a largo plazo.
Pese a los llamamientos que a lo largo de la semana hicieron políticos y empresarios en favor de la apertura de los mercados y una mayor inversión como fórmula para sortear la crisis, esta Declaración de Lima fue cauta y reconoció que el proceso será todavía largo. “La actual crisis financiera es uno de los desafíos más serios que hayamos enfrentado”, afirmó el documento oficial, antes de subrayar que los países APEC se comprometen a actuar “rápidamente y con decisión para abordar la desaceleración económica inminente”.
Es “uno de los desafíos económicos más serios que se nos han presentado hasta ahora”, dicen en su declaración los jefes de estado y de gobierno reunidos en la capital peruana, los cuales al mismo tiempo manifiestan su determinación de presentar batalla a la crisis y asumir sus responsabilidades sociales.
“Vamos a ganarle a la crisis con la ayuda de los pueblos y las empresas”, afirmó enfáticamente el Presidente peruano al presentar las líneas generales de la declaración y pasar el relevo a Singapur, que será el organizador de la cumbre de 2009.
Previamente el anfitrión y el resto de los líderes posaron para la tradicional foto de familia de estas cumbres, vestidos con un poncho de lana de alpaca como los utilizados por los jinetes de los famosos caballos de paso peruanos.
La declaración de Lima parece estar guiada por uno de los principios básicos del sentido común, el que aconseja no hacer cambios radicales en épocas de crisis.
Así, la meta de crear un área de libre comercio en la región Asia Pacífico queda aparcada para el largo plazo y el único paso dado en esta dirección es el de encargar más estudios para determinar los pros y los contras antes de acometer su creación.
La defensa a ultranza de la libertad para comerciar e invertir y el rechazo al proteccionismo manifestados casi unánimemente en esta cumbre han dado como resultado una de las pocas medidas concretas incluidas en la declaración.
Los 21 países de APEC se abstendrán de erigir nuevas barreras comerciales en los doce meses que transcurrirán hasta su próxima Cumbre de Líderes, en Singapur, donde la APEC tiene su secretaría.
Además apoyaron una conclusión pronta, ambiciosa y equilibrada de las negociaciones de la Ronda de Doha, que están en punto muerto.
La cumbre fue escenario además de numerosas reuniones bilaterales o multilaterales. Al grupo P-4, formado por Chile, Nueva Zelanda, Brunei y Singapur, se sumaron en Lima Perú, Estados Unidos y Australia, y los siete se comprometieron a iniciar en marzo próximo la negociación para crear un área de libre comercio.
Perú fue el más activo en la firma de acuerdos. Solo con China firmó un Acuerdo de Cooperación y Asociación Estratégica y 12 convenios, y dejó ultimado el TLC .
La cumbre tuvo como invitado al presidente de Colombia, Álvaro Uribe, que firmó en Lima un TLC con Canadá. y un acuerdo para la promoción de inversiones con China, y recabó importantes apoyos para que su país sea aceptado como miembro en cuanto finalice en 2010 una moratoria para ampliar sus integrantes.
EE.UU., por su parte, aprovechó la reunión para dar impulso a las conversaciones a seis bandas para la desnuclearización de Corea del Norte y distender sus relaciones con Rusia.
Con el mismo fin conciliador se reunieron el presidente chino, Hu Jintao, y un representante de alto nivel de Taiwán.
La actividad de la Semana de Líderes de APEC, como fue bautizada por la organización, arrancó el lunes con un encuentro de pequeños y medianos empresarios de la región.
Ver comentarios