Cuide su “corazón de atleta”
Archivo / La República
Enviar

SALUD

Cuide su “corazón de atleta”

Se denomina así a los cambios estructurales que suelen presentar los deportistas, que hacen que ese órgano aumente su tamaño

Practicar deporte con frecuencia hace que su cuerpo sufra una serie de cambios, uno de ellos es el llamado “corazón de atleta”, que se caracteriza por aumentar de tamaño y ser más grueso, con una frecuencia cardiaca más baja.
Esto se da por cambios estructurales debido a una serie de adaptaciones anatómicas, eléctricas y fisiológicas de ese órgano, que lo hacen más fuerte y capaz de tolerar más tiempo y esfuerzo que una persona que no se ejercita con frecuencia.
Por ello, si entre sus planes está comenzar una rutina de ejercicios, es importante que antes se realice un chequeo médico, especialmente para conocer el estado de su corazón.
La valoración de un especialista le evitará sufrir complicaciones que incluso podrían poner en riesgo su vida.
La recomendación es realizarse un chequeo básico inicial de laboratorio que comprenda glicemia y perfil de lípidos para valoración metabólica, y de riesgo cardiovascular.
A estos se suman otras pruebas como un electrocardiograma en reposo, y complementar con un examen cardiológico especializado que combine un ecocardiograma con una prueba de esfuerzo.
“La valoración del deportista debe ser integral: desde los aspectos nutricionales, los musculoesqueléticos y aquellos exámenes que nos puedan ayudar a valorar riesgo cardiovascular. El deportista debe concientizarse de que debe ser parte de su rutina una evaluación por lo menos anual de su corazón y que en el momento que haya algún cambio que llame la atención debe disminuir la carga de ejercicio, ya que eso suele revertir los cambios que lo pueden poner en riesgo”, agregó la Dra. Juliana Salas, especialista en cardiología, del Hospital Clínica Bíblica.
Algunos deportes implican un mayor riesgo de sufrir un mal respiratorio o cardiaco, especialmente aquellos que requieren más actividad anaerobia, como levantamiento de peso, que hace más probable que el corazón se hipertrofie, es decir que se ponga más grueso. Sin embargo, si el ejercicio es más aerobio pero es de alto rendimiento, se relaciona con más incidencia de muerte súbita.

Melissa González
[email protected]
@mgonzalezLR

 

[email protected]
@mgonzalezLR
Ver comentarios