Cuidado, diabetes sin control
Tenga cuidado con los productos que dicen no tener azúcar, pues en ocasiones tienen más de la cuenta, indicó Pamela Salazar, nutricionista. Esteban Monge/La República
Enviar

Enfermedad mantendrá crecimiento cada año

Cuidado, diabetes sin control

Cada semana es diagnosticado un niño con este mal

Tenga cuidado. La amenaza de la diabetes está latente al punto que se espera que cada año más personas sufran de este mal.
La proyección es que para 2025 la cantidad de la población con esta enfermedad crezca un 15%.
Aunque se trata de una enfermedad que afecta especialmente a adultos, la niñez no escapa.
Un 1,3% de las personas no saben que muchos de los síntomas de cada día son causa de esta enfermedad, pues no se realizan exámenes de salud.
El género representa un factor de prevalencia pues son más las mujeres que conviven con este mal, el 10% de la población femenina la tiene, mientras que entre los hombres es el 8%.
La edad también es un elemento determinante donde el incremento en personas más jóvenes es la tendencia más reciente.
Las personas mayores de 65 años son el grupo etario más afectado, donde el 26% la posee.
La población infantil no se escapa a esta epidemia, pues el Hospital Nacional de Niños reporta 250 menores. Cada año son diagnosticados 50 niños nuevos con este mal; es decir uno por semana.
A nivel del área centroamericana Costa Rica saca mala nota, pues se encuentra en tercer lugar solo superado por Belice y Nicaragua.
El costo de este tipo de pacientes en promedio es un 34% más con respecto a un asegurado sin esta enfermedad, en total casi ¢800 mil al año en medicinas y citas, según un estudio realizado por el Instituto de Investigación en Salud de la UCR.
Requieren como mínimo una cita al mes con el especialista y otra con el nutricionista, cada una valorada en ¢40 mil, por lo que solo en consultas la institución gasta más de ¢212 millones anuales.
Lo que significa que necesitan un 25% más de asistencia médica en comparación con un paciente convencional.
En 2011 la Caja invirtió $5,5 millones en la atención de esta población tomando en cuenta los medicamentos orales y la insulina, así como internamientos y tratamientos.
Ese mismo año la Caja dio 1,7 millones de consultas relacionadas con este padecimiento y registró 712 internamientos.
Un 42% de los diabéticos requiere insulina, su aplicación varía según el paciente y la edad, mientras que la mitad recibe tratamientos a base de pastillas, ambos casos son de por vida, ya que la diabetes no tiene cura.
Las personas que viven como pacientes crónicos de diabetes no solo deben superar los síntomas típicos de la enfermedad como malestar y cansancio, sino que se condenan a una serie de consecuencias mayores.
Una de ellas es la insuficiencia renal, este es un efecto secundario de los medicamentos que deben ser utilizados para normalizar los niveles de azúcar.
Las personas van perdiendo con el paso el años la capacidad renal, por el esfuerzo adicional que debe realizar el órgano para purificar la sangre.
Por esta razón la mayoría de los pacientes que requieren un trasplante de riñón son diabéticos.
Otro de los efectos en la salud es la pérdida de la vista, los altos índices de glucosa aumentan la presión ocular y como consecuencia las personas la pierden paulatinamente.
El corazón es otro de los órganos afectados pues la enfermedad está relacionada con problemas cardiovasculares e infartos.
Además de la pérdida de sensibilidad en extremidades como los dedos, lo que contribuye al pie diabético y a la mutilación.
La herencia es un factor de riesgo para los pacientes; sin embargo no es determinante para padecerla.
Pues una persona con familiares diabéticos puede evitar el mal si tiene un estilo de vida saludable.

201311082332081.n44.jpg

Angie Calvo
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios