Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



INVERSIONISTA


Cuidado con los datos de crecimiento

Redacción La República [email protected] | Lunes 23 mayo, 2016



El gran crecimiento económico que muestra la actividad presentada por el IMAE en su tendencia ciclo, puede que no sea lo que realmente represente el desempeño de su actividad empresarial.
El mejor ejercicio para realizar inversiones en sus negocios es el de analizar el crecimiento económico solo respecto a lo que sucede en la actividad de su sector.
Esto porque los índices generales son ponderaciones donde cada actividad tiene un peso diferente, hay que seguirlo, pero no de solamente este. Por ejemplo en el IMAE la agricultura y manufactura pesan más que los servicios a la hora del cálculo de la tendencia ciclo.
Asimismo, usted debe tener cuidado si utiliza el IMAE por su tendencia ciclo para sus proyecciones de negocio —como lo hacen muchos para medir la tendencia del crecimiento—, puede estar sobreestimando la actividad económica a la hora de tomar decisiones.
El crecimiento interanual a marzo fue del 4,7%, pero puede que no sea el número correcto.
El indicador de tendencia ciclo trata de extraer la volatilidad de los datos en la forma de una “tendencia de las tendencias”, así en realidad si vemos los datos originales, la tasa de crecimiento interanual fue del 2%.
Dicha diferencia se debe a datos fuera de serie en la agricultura y manufactura para febrero, que afectaron la tendencia y luego se diluyeron en un mes.
En febrero, la agricultura creció casi un 12%, y la manufactura un 6,6%, de forma interanual sobre su serie original, mientras que en marzo la cifra fue de un -7,8% y casi el 1% respectivamente.
Lo curioso es que estos números no son tendencia, ya que en años anteriores no se presentaron.
Si lo vemos por varios sectores respecto al último dato ciclo del IMAE, diez de los 12 sectores económicos considerados en la medición continúan creciendo, pero puede que la percepción de los empresarios no sea esta.
Así el sector servicios creció un 10% en el primer trimestre, gracias a un comportamiento favorable en los centros de servicios compartidos de las multinacionales, principalmente.
La manufactura tuvo un crecimiento del 6,1% con un mejor desempeño en la fabricación de instrumentos médicos, procesamiento y conservación de frutas y vegetales, entre otros de zonas francas.
Por su parte, la producción del régimen definitivo creció el 2,3% principalmente de las empresas vinculadas a construcción de aparatos y suministros eléctricos, bebidas, prendas de vestir, café y lácteos.
La industria de la construcción registró una caída en el primer trimestre de 2016 del 2,7%, explicada por la contracción de proyectos públicos, ya que se terminaron el Plan Hidroeléctrico de Reventazón y Cachí.
En contraste, la construcción con destino privado creció el 3,4%; explicado en mayor medida por el aporte de las construcciones no residenciales y de las edificaciones residenciales.