Cuestionan beneficio fiscal a Iglesia católica
Enviar

Está exonerada de pago de renta y tributo a bienes inmuebles por decreto

Cuestionan beneficio fiscal a Iglesia católica

Es una de las exenciones que deben revisarse, sugiere Roberto Gallardo

Revisar las exoneraciones de impuestos que recibe la Iglesia católica es una de las iniciativas que podrían llevarse a cabo.
Existe apertura en algunos sectores de la oposición, para cobrar un impuesto a las propiedades que no son utilizadas para el culto.
Esta medida persigue aliviar parte de la presión por el déficit fiscal.
Discutir si debe persistir el beneficio fiscal a favor de la Iglesia católica es uno de muchos puntos, en los que existe apertura para discutir.
La revisión del exceso de exoneraciones es un tema que deberá abordarse, afirmó Roberto Gallardo, ministro de Planificación.
En este momento, ninguna de las religiones tiene la obligación de pagar el impuesto sobre bienes inmuebles, siempre que estas propiedades se dediquen al culto.
Mientras, en el caso de la Iglesia católica, el beneficio se extiende a la exoneración de las propiedades en general, sin importar el fin para el cual son utilizadas.
Este debate es bien visto por algunos sectores de la oposición.
De hecho, existe un proyecto para cobrar un impuesto a los territorios de la Iglesia, que no son utilizados para el culto u obra social.
La propuesta la presentó José María Villalta, candidato del Frente Amplio.
El impuesto sobre los bienes inmuebles lo cobra cada municipalidad, y la cifra que se obtendría en un hipotético cobro a cada propiedad de la Iglesia católica dependería de varios factores, y del volátil precio del metro cuadrado en cada zona.
Actualmente, el país vive en una situación de déficit fiscal, tras los fallidos intentos de incrementar la carga tributaria.
Los números rojos ascienden a casi ¢1,2 billones, y las alternativas para cobrar más y mejores impuestos brillan por su ausencia.
Existen alrededor de 1.150 propiedades a nombre de alguna de las siete diócesis o arquidiócesis de la Iglesia católica, la mayoría valoradas en montos desactualizados, que van entre los ¢100 y ¢10 mil.
De esta manera, aparece en el Registro Nacional una propiedad de la Diócesis de San José con una extensión de 8.100 metros cuadrados, ubicada en Zapote, cuyo valor es de ¢370, menos de lo que cuesta una caja de leche.
La tónica se repite a lo largo y ancho del país, con extensos terrenos a nombre de la Iglesia católica y con valoraciones fiscales inactuales.
Solo la Diócesis de Ciudad Quesada cuenta con alrededor de 780 mil metros cuadrados de terrenos a su nombre, mientras que las propiedades de la Arquidiócesis de San José superan los 20 millones de metros cuadrados.

201308252311270.n22.jpg

Luis Fernando Cascante
[email protected]

Ver comentarios