Cuencas petrolíferas plantean nuevos retos a Petrobras
Un escándalo de corrupción de gran amplitud y los precios del petróleo en baja han obligado a Petrobras a reducir operaciones.
Enviar

Cuencas petrolíferas plantean nuevos retos a Petrobras

 Las dos cuencas petrolíferas frente a la costa de Río de Janeiro dan una idea de las difíciles decisiones que está tomando Petroleo Brasileiro SA en tanto recorta inversiones por $77.000 millones.
La Cuenca Campos sobre la costa norte de Río produce más petróleo que cualquier otra región de Brasil, pero la producción está cayendo rápidamente dado que los yacimientos envejecen.
La Cuenca Santos hacia el sur contiene los mayores hallazgos de crudo de la historia de Brasil, pero acceder a estos depósitos enormes a cuatro millas de profundidad resulta costoso.
Ambas cuencas necesitan inversiones de miles de millones de dólares cada una, y Petrobras no tiene tanto efectivo.
Este dilema pone de relieve hasta dónde cayó el gigante petrolero estatal de Brasil desde sus días de gloria en 2010, cuando recaudó $70.000 millones en lo que fue la mayor venta de acciones en la historia mundial para financiar proyectos desde África hasta el Golfo de México.
Desde entonces, un escándalo de corrupción de gran amplitud y los precios del petróleo en baja lo han obligado a Petrobrás a reducir operaciones.
Ahora se propone vender activos por $60.000 millones y recortar más de un tercio un plan de inversión quinquenal que en su momento fue el más grande del mundo.
“Indudablemente se distrajeron cuando todos se entusiasmaron excesivamente con el pre-sal”, como se conocen los mayores yacimientos de Santos, dijo Ruaraidh Montgomery, analista sénior en investigación corporativa de gas y petróleo en Wood Mackenzie, en Houston.
El reto para Petrobras consiste en equilibrar las “fuertes inversiones iniciales” en Santos asegurando a la vez que “los activos buenos que generan flujo de casa reciban las inversiones que necesitan”, en Campos.
La decisión de concentrarse en Santos o en Campos no tiene que ver únicamente con aumentar la producción o el flujo de caja de Petrobras –aunque la empresa en apuros ciertamente necesita ese empujón para poder pagar la carga de deuda más grande en la industria petrolífera mundial.
Santos, que según algunas estimaciones contiene 100.000 millones de barriles de petróleo recuperable, también es la piedra angular en el plan de Brasil de convertirse en un gran actor petrolífero en la escena mundial.
Petrobras, con sede en Río de Janeiro, no respondió a una consulta. En los últimos años, la empresa ha venido reduciendo algunas de sus operaciones en Campos y despojándose de algunos activos más viejos para incrementar la producción de Santos.
Y es visible: la producción de Petrobras en Campos cayó hasta 1,4 millones de barriles diarios en junio, un mínimo en 16 meses. Esto representa 65 % de la producción nacional, por debajo de 76% en 2012.
Si bien Petrobras impulsa la extracción de petróleo de sus yacimientos pre-sal que pierden dinero, apenas alcanza para compensar la caída en Campos. “Será difícil obtener aumentos netos con este tipo de caída y los recortes en los gastos de capital que estamos viendo”, dijo Bernardo Wjuniski, analista de investigación del sector petrolero brasileño en Medley Global Advisors. Petrobras también está enredado en un escándalo de corrupción que se ha propagado a los mayores constructores del país y contribuyó a llevar a Brasil a su peor recesión en un cuarto de siglo.

Bloomberg


 

Ver comentarios