Enviar
Sábado 7 Enero, 2012


Cuatro grandes guías y estadistas que le dieron un determinante giro a las relaciones internacionales y con su militancia política pacifista

Cuatro grandes hombres

De ellos, ya se nos fueron dos, Karol Wojtyla (El papa Juan Pablo II) y en estos días recientes de diciembre, nos abandonó el dramaturgo Vaclav Havel. Quedan con nosotros Lech Walesa y Mikhail Gorbachev. Los cuatro, grandes revolucionarios, guías y estadistas que le dieron un determinante giro a las relaciones internacionales y con su militancia política pacifista, influyeron grandemente para acabar con lo que se denominó como la “guerra fría”, situación de desconfianza y latencia bélica que afectaba al mundo entero en la segunda mitad del siglo pasado.
Indudablemente sus liderazgos innatos y los tortuosos caminos por los cuales les tocó caminar, los convirtieron en hombres excepcionales que influyeron de manera contundente en el trazado de las rutas por los que transitó y aún transita la historia moderna de Europa y del mundo.

Karol Wojtyla, conocido como el Papa viajero forjó su recia personalidad en los fuegos de la Segunda Guerra Mundial. Actor y estudiante universitario que en la clandestinidad de un seminario católico, realizó sus estudios teológicos. Por su inteligencia, liderazgo y laboriosidad, ascendió rápidamente en el escalafón de la estructura organizacional de la Iglesia Católica, hasta lograr el máximo honor, convertirse en el Santo Padre. Su influencia y su autoridad moral fueron decisivas en el proceso de transformaciones que se dieron en Polonia y en toda la Europa del Este. Su paso por el mundo dejó profundas huellas en cuanto al diálogo interreligioso y sobre todo en lo que respecta a la política y la geopolítica internacional de nuestros tiempos.
Bajo la guía espiritual de Karol Wojtyla (El Papa que vino de lejos), el electricista y sindicalista de los astilleros Lenin de la ciudad de Gdansk, el polaco Lech Walesa, lideró las huelgas de los astilleros del norte de Polonia, acaecidas en 1976 y posteriores. Forzó, al frente del poderoso movimiento Solidaridad, al régimen comunista del moderado general Jaruzelski a sentarse a dialogar en lo que se llamó “la mesa redonda”, conversaciones que trajeron consigo el desmantelamiento del modelo de economía centralizada imperante en Polonia desde finales de la Segunda Guerra Mundial. Posteriormente el pueblo polaco lo elevó a la más alta magistratura y sin duda alguna cuenta aún con un inmenso respeto y admiración a nivel mundial.
Mikhail Gorbachev fue un estadista visionario y valiente. Como pocos, se atrevió a enfrentar a la nomenclatura, el “establishment” imperante en su gran país y es con su conocido libro, “Perestroika: un nuevo pensamiento para nuestro país y el mundo" donde dibujó las líneas de lo que serían las posteriores reformas que desmantelaron el sistema comunista imperante en lo que fue la poderosa Unión Soviética y en el conglomerado de países aliados en su entorno cercano.
Por último, el señor Vaclav Havel, el famoso poeta y dramaturgo checo, fue el último presidente de la República Checoslovaca y primero de la República Checa. Un político de gran solidez y prestigio a nivel mundial. Fue portavoz de los movimientos de defensa de los derechos humanos en la República Checoslovaca, firmante de la Carta-77 y cofundador del llamado VONS (Comité para la defensa de las personas injustamente perseguidas). Por sus actividades políticas fue encarcelado por el régimen imperante.
Posteriormente, el señor Vaclav Havel participó en la fundación del Foro Cívico que aglutinó a la oposición en el año 1989 y que encabezó la llamada “Revolución de Terciopelo” que se traería abajo a la dictadura comunista de Checoslovaquia.
Todos ellos, hombres dignos de admiración, demócratas, pacifistas (tres de estos gigantes galardonados con el Premio Nobel de la Paz), defensores acérrimos de los Derechos Humanos, preclaros estadistas, grandes hombres que con sus acciones influyeron en la vida de todos los habitantes del orbe.
Paz eterna al Papa Karol Wojtya y al político y dramaturgo Vaclav Havel, salud y larga vida al grande sindicalista Lech Walesa y al valiente estadista Mikhail Gorbachev.
Sin duda alguna estos hombres nacidos el siglo pasado, han sido cuatro luminosos referentes para la humanidad.

Johnny Sáurez Sandi